Discurso de transmisión de conocimientos. Papel del hipertexto

Ideas extraídas del artículo siguiente (aunque yo he usado una versión en papel, aquí lo tenéis en formato hipertextual, como corresponde al tema):
Séré, Arlette. «El documento hipertexto en el discurso de la transmisión de conocimientos». Estudios de lingüística del español; 2006: Vol.: 24 Nuevos géneros discursivos : los textos electrónicos (2010). http://www.raco.cat/index.php/Elies/article/view/195642/262265.

Séré, en este artículo, reflexiona sobre la posibilidad de que el hipertexto pueda constituir una verdadera novedad dentro del espectro de los documentos que tienen como ser el discurso de transmisión de conocimientos. Para ello no analiza el componente textual sino el paratextual,   dado que es éste último el que facilita la lectura y compresión de un texto, lo que se ha dado en llamar el “umbral del texto”. Lo cierto es que el paratexto es lo que nos permite determinar el género de un documento.

Para centrar el análisis en los documentos cuya función es la transmisión de conocimisere8enciclopediaentos nos presenta dos ejemplos: el de la enciclopedia y el del método de idiomas. En ambos casos la unidad de lectura la constituye la doble página, en ella se distribuyen los elementos paratextuales. Ambos ejemplos tienen como característica esencial la heterogeneidad del paratexto: elementos icónicos (visuales) de diferente índole (mapas, dibujos, gráficos), elementos textuales también de diferente género (diccionario, tablas, gramáticas, textos a los que se extrae de su función narrativa para adoptar otra funció, etc). sere9metodoEstos elementos paratextuales se distribuyen de un modo homogéneo entre las páginas (en la perifería del texto en la enciclopedia y de un modo prestablecido homogéneo en el método de idiomas).

La cuestión fundamental es que el paratexto se diseña subordinado a la función del documento: la obtención de conocimientos a un individuo que se autogestiona en la enciclopedia y el aprendizaje-enseñanza casi siempre a grupos en el método de idiomas.

sere10hipertexto
Si analizamos los documentos hipertextuales a través de su paratexto podemos encontrar algunas similitudes y muchas diferencias. El paratexto hipertextual tiende a ser homogéneo en algunos de sus elementos (índices, menús, enlaces) pero, al contrario de los mencionados, incrementa el nivel de interacción del lector. Además los diferentes géneros discursivos, en lugar de disponerse en el espacio de la pantalla (que sustituye a la doble página), se sitúan en capas paralelas, de modo que la activación de los enlaces disponibles en el texto principal es lo que nos permite acceder a ellos. De este modo el lector gana en autonomía y en recursos disponibles (la cantidad de posibles derivas mediante enlaces es muy alta).

No se trata, sin embargo, de una situación ideal: el documento hipertexto está limitado en su diseño por el hardware, software, el marco documental y los objetivos y actividades previstos por el autor. Además los enlaces no son infinitos, se limitan por el diseño del documento. Y, lo que es más importante, al carecer del límite visual de la doble página, dificulta al lector establecer los límites de las unidades pudiendo provocar la impresión de que nunca se terminan de dominar los objetivos específicos de esa unidad.

El hipertexto, por sus características, se orienta al proceso de enseñanza-aprendizaje autónomo o semiautónomo más que al grupal, y adolece de la estabilidad de los géneros anteriores. Para Séré esta provisionalidad de los diseños (provocada por el cambio constante en la tecnología) no es un problema puesto que el hipertexto como género discursivo sí que es estable, tan estable como los géneros anteriores: todos se caracterizan por una elevada heterogeneidad de los paratextos (esa es su continuidad), y en ese aspecto no rompe con la estabilidad del género de transmisión del conocimiento.

En conclusión: el hipertexto continúa la tarea de transmisión del conocimiento mediante el mantenimiento de los elementos paratextuales que caracterizan a este discurso, pero actualizando la tecnología en que se presentan y aportando nuevas posibilidades especialmente en lo referente a la interacción entre autor y lector y a la autonomía del lector.

Y mi conclusión: el hipertexto, en su utilidad más prometedora, la capacidad de constituir un nuevo género de transmisión de conocimientos, lo que parece hacer es una actualización tecnológica que permite ampliar la disponibilidad de elementos paratextuales de apoyo al objetivo, sin que ello suponga una ruptura con los géneros previos que comparten el mismo objetivo, solo una mejora progresiva. La inestabilidad del formato (en cuanto a que no ternemos una “versión definitiva”) no es en ningún caso un impedimento para que pueda ocupar su lugar ya.Al aspecto más positivo es la capacidad para aumentar la autonomía del “aprendiz” en su proceso de aprendizaje.

(NOTA: las imágenes corresponden a los ejemplos presentados por la autora en su artículo, en la referencia mencionada arriba).