Internet y revoluciones

Ya hemos visto como el hipertexto e internet modifican de modo progresivo el lenguaje que utilizamos, la literatura, nuestros conceptos sobre la ciencia, etc. Pero ¿es posible que el nuevo paradigma hipertextual, es decir, internet, redes sociales, web 2.0, etc., puedan modificar el activismo social?

Si analizamos los artículos que aparecen en la Wikipedia sobre el movimiento de los indignados y el 15M, veremos como algunas características tienen mucho de hipertextual:

– la organización en redes: grupos organizados que van intercambiando sus decisiones y su información, con una deslocalización temporal y espacial.

– la participación de todos y la instauración de mecanismos democráticos directos de decisión. Son más lentos pero más aceptables por todos.

– la organización horizontal y no vertical.

Por otro lado, las redes sociales actuaron como mecanismo de comunicación importante para la organización de las movilizaciones. Es posible que no todos estuvieran movilizados por las redes sociales en internet pero la combinación de redes virtuales y redes reales (recordemos que el concepto de red social es anterior a internet) tuvo un enorme impacto.

El movimiento ha generado un nuevo discurso y la posibilidad de discutir abiertamente el presente y futuro de las instituciones y el modelo de sociedad y estado. Sin embargo, es dificil prever que, como movimiento, pueda provocar cambios revolucionarios. Negri y Hardt, en un seminario plantearon las opciones de futuro a corto plazo: el agotamiento por frustración (por no conseguir objetivos de cambio a corto plazo), la radicalización grupal (por el mismo motivo) o la reterritoralización estable (en barrios) con mayor capacidad de movilización continua.

La cuestión fundamental es que el 15-M es una muestra del poder de cambio en las estructuras sociales que se deriva de los cambios en el lenguaje, en el conocimiento y en las relaciones provocados por los nuevos medios.

4 respuestas a «Internet y revoluciones»

  1. Yo creo que el 15M es el fiel reflejo de la “modernidad líquida” de Bauman. Un movimiento, emocional y reactivo que trata de alcanzar la inmediatez de la conquista y se termina diluyendo poco a poco en el tiempo. Creo que en función de su evolución podremos hablar de su verdadero impacto, pero ahora mismo se ha conseguido más bien poco.
    Para mi la alternativa es clara, hay que construir las bases de nuevos movimientos organizados que saquen a las élites extractivas del poder y si el 15M allana este camino, habrá sido un movimiento clave que la historia pondrá en su sitio.

    1. Sí, pero las nuevas organizaciones necesitan un primer paso y la creación de una masa critica. Sin ello, no puede haber cambio. El 15 M genera esa reflexión sobre la necesidad del cambio.

  2. Yo creo que la percepción de una necesidad de cambio está en la sociedad con y sin 15M. Creo que fruto de esa percepción fue el increible apoyo inicial que tuvo el 15M, ha sido su “mala praxis” organizativa (según mi opinión), la que está haciendo que el movimiento se diluya y que surjan multitud de movimientos y plataformas para responder a las decisiones gubernamentales. El ejemplo de las mareas, o de la PAH, creo que debería de servir de espejo al 15M hacia la importancia de marcarse objetivos concretos.

Los comentarios están cerrados.