Naturaleza y cultura…oposición y herramientas de poder

En Teoría de la Cultura se considera natural aquello que se transmite a través de la genética y cultural aquello que se transmite por aprendizaje social. Hasta aquí parece muy fácil establecer una distinción entre ambas. Pero a lo largo de la historia de nuestra sociedad ambos conceptos se han confundido en una suerte de amalgama que permite utilizarlos para controlar el comportamiento de grupos sociales, especialmente por aquellos que ostentan el poder.

Cascadas de Plodda Falls, en las Highlands, Escocia
Cascadas de Plodda Falls, en las Highlands, Escocia

En el imaginario popular lo natural es lo que viene de fábrica, lo  que no podemos cambiar porque está en nuestro más profundo interior, en lo que nos define como especie, los genes. Así que, para calificar algo de absolutamente incorrecto y digno de desprecio, solo tenemos que calificarlo de anti-natural, definiendo como “natural” el comportamiento deseado. Así, en momentos no alejados de nuestra época, muchos de los comportamientos que la sociedad (masculina) deseaba de las mujeres han sido calificados de “naturales”, de insertos en su “naturaleza”. Si una mujer se atrevía a elegir modos de vida diferente  se convertía en culpable de actuar “contra la naturaleza”. Y así podemos encontrar un montón de ejemplos, incluso en el día actual.

Por otro lado, “culturizar” eventos naturales proporciona al ser humano la capacidad de dominarlo. Como el hombre no puede cambiar la naturaleza, basta con que rodee de cultura un hecho natural para poder apropiárselo y aplicarle las condiciones del poder.Como profesionales de la salud debemos reflexionar sobre lo que consideramos natural y lo que no, lo que hemos “culturizado” para dominarlo y diseñarlo en función de nuestros intereses de grupo, como el nacimiento y la muerte, y lo que, en demasiadas ocasiones, “naturalizamos” para evitar que entre en la esfera de la decisión personal, como el “instinto maternal” (utilizado tantas veces para negar que también es correcto elegir una vida sin hijos y culpabilizar a las mujeres que toman esa decisión). La utilización de la idea de lo natural para culpabilizar a los pacientes sobre sus

Enterramiento de la Edad de Bronce, Corrimony Cairn, Scotland
Enterramiento de la Edad de Bronce, Corrimony Cairn, Scotland

decisiones, o la culturización de lo natural para poder hacerlo caer en nuestra esfera de poder-influencia atentan contra la libertad de las personas.

No hay que olvidar que el aprendizaje social es tan sutil que no somos conscientes de que los comportamientos que asumimos como “naturales” solo son aquellos que nuestro grupo social repite desde generaciones y nos enseña como opciones únicas. Conocer y aprender de otras culturas nos lleva a ser conscientes de cuanto de nuestras vidas es cultural. Nos permite elegir si deseamos o no aceptar esas conductas como parte de nuestra vida. Y, cuando las elegimos, nos permite evitar el pensamiento de que solo nuestra forma de vida es correcta. Esta es la vida que elegimos, pero no la única que podemos elegir.