El mal tiempo…¿dentro o fuera?

Recuerdo en mi juventud una frase, de esas utópicas:”No es fuera sino dentro de ti dónde hace buen o mal tiempo”

¿Por qué pensar en esto ahora? Los dos últimos días de consulta han sido agobiantes, desesperantes, con sensación de no llegar, de no poder hacer nada bien, etc. Seguro que cualqueira que pase consulta me entenderá. Pero me empiezo a plantear si el problema es la consulta porque si miro los números crudos, los pacientes que han venido, las patologías abordadas, etc. no son peores que otros días.

Es cierto que, en ambos días, mi ánimo cuando llegaba al centro era de “hoy va a ser un día duro”. Premoniciones de malos augurios, profeta de desgracias. ¿Por qué? Porque un día era víspera de fin de semana largo, tras tres días de ausencia por formación; y el siguiente un lunes después de fin de semana largo. Y en ambos con un compañero sin cubrir. Así que mi imaginación me preparó para lo peor. Porque siempre nos preparamos para lo peor…¿o no?

Sin embargo, me planteo si el problema del día vivido como desastre no estará demasiado condicionado por mis expectativas previas. Es algo que, en educación, está ampliamente estudiado, de modo que se sabe que las expectativas de un profesor respecto a un alumno tiende a cumplirse porque el alumno responde a lo que se espera de él. No he encontrado la respuesta en las expectativas de un médico respecto a los pacientes, pero ¿por qué pensar que sería diferente?

Los filósofos de la hermenéutica nos enseñan que una parte fundamental de la construcción de la realidad tiene que ver con la interpretación que hacemos del mundo. No es el mundo él que es objetivamente de una manera, sino nosotros los que interpretamos el mundo y le damos significado, construyendolo a partir de ese punto. En este contexto, tengo que pensar que la interpretación que yo hago de los pacientes y de lo que espero en la consulta tiende a cumplirse. Por lo tanto, cuando califico de entrada a un/a paciente como “imposible” o “agotador/a”, tal vez estoy tirándome piedras en mi tejado. Y cuando entro a trabajar preveyendo un día malo no me estoy preparando para ello, solo lo estoy empeorando. Por ahora solo tal vez.

Así que me he propuesto esforzarme en poner “buen tiempo” a mi día. Los hechos no cambiarán, de eso estoy casi segura, pero al menos mi interpretación no empeorará las cosas. E incluso, si lo que promete el libro de Danielle Ofri, What doctors feel? How emotions affects the practice of Medicine , es cierto, es posible que mi cambio de humor mejore mi práctica. Pero lo contaré cuando termine de leerlo.

Algunos pensarán que peco de ingenua, que con los años se me pasará (aunque sigo cumpliendo años y ¡hay tantas cosas que no se me pasan!) pero si un poco de ingenuidad me hace más feliz, ¿no será mejor opción que ser una amargada?

 

3 respuestas a «El mal tiempo…¿dentro o fuera?»

  1. Hola Mariola, soy Montse, médico de familia de Jaén, he leído tu artículo de la revista digital de la SEMFYC y me ha encantado, es una pena que muchas veces l@s médic@s sólo sepamos hablar de medicina, somos muy pesados, y como tú pienso que todo enriquece.
    También tu blog, en medio del caos reinante ayuda… la realidad es que hemos perdido mucho, han aprovechado con la crisis para hacer lo que les da la gana, todos no hemos metido en la “rueda”, y hala, a pedalear pase lo que pase, sin mirar al de al lado (yo creo que tenemos que cuidarnos entre nosotros pero parece que soy un bicho raro)… ya no hablamos de temas médicos, nos perdemos en temas burocráticos, de registros y otras cosas… Pero hay que intentar que eso no nos desmoralice, porque a mí, a pesar de los pesares, me encanta la Medicina de Familia y no querría “ser” otra cosa, aunque dadas las circunstancias actuales creo que tendríamos que reflexionar…

    Un abrazo

    Montse

    1. Hola, Montse, encantada de conocerte.
      Yo tampoco cambiaría de profesión. Pero, después de pasar casi 8 años en gestión, estoy convencida de que los cambios se tienen que hacer desde la consulta, desde abajo.
      Hecho de menos las tertulias sobre lo que somos y lo que queremos ser, como ocurría en los primeros años de la medicina de familia. Igual que una persona no acaba nunca de definirse, la medicina de familia no puede darse por definida y ya está. Nos falta filosofía y reflexión, más allá de las condiciones laborales. Nos hace falta un Ágora donde discutir/debatir sin complejos, por el simple placer de hablar para crecer. Si no, serán otros los que nos definan.

      1. Creo que llevas razón, yo creo que harían falta verdaderos líderes-médicos de familia, que nos ayudaran a “despertarnos” , parece (y sin ánimo de ofender a nadie) que los que nos “representan”, se han acomodado y olvidado de lo que realmente somos, supongo que todos nos hemos “doblegado”… esto viene pasando desde hace años, así que lo hemos “normalizado” y ya ni nos parece raro dedicar una reunión de “equipo” completa a los temas “burocráticos” de siempre, recuerdo, que una vez en una sustitución que hacía yo hace ya años, un Médico-Catedral (así lo veo yo), dijo: -esto es esquizofrénico-. En ese momento no lo comprendí muy bien, y vaya si después he entendido lo que quería decir…
        En fin, encantada yo también de conocerte…

        ¿Cómo podríamos “ilusionarnos” de nuevo?, nuestra 1ª Motivación son y serán siempre los Pacientes, pero aún así… (ya no hablo de “nuestros” pacientes, porque nada es “nuestro”, ahora, aún con plaza, prima la movilidad según necesidades y así nos “vemos”, pero ¿realmente eso a alguien le importa, aparte de a los que nos ha “tocado” por ser los últimos en aprobar las oposiciones?… corto el rollo que me pierdo…

        Un abrazo

        Montse

Los comentarios están cerrados.