Carta a futuros: “Y si…elijo medicina de familia”

Estimado/a colega a punto de escoger plaza en el MIR 2015, verás que en la lista que te dan hay una especialidad que cuenta plazas en cuatro cifras, la MEDICINA DE FAMILIA Y COMUNITARIA. Y se plantearás: “si hay tantas, será por algo”. Estoy segura de que también te has pasado por los rankings de años anteriores. Y entonces has visto que los que han escogido medicina de familia no son precisamente los primeros. Y pensarás ¿será que es el premio de consolación?.

Pues bien, yo pienso de una manera muy diferente. Ser médico o médica de familia es un compromiso de futuro, un camino de valientes. No porque tengamos que lidiar con quienes creen que somos menos, sino porque tenemos que lidiar con la MEDICINA (sí, la medicina escrita en mayúsculas). Una compañera, ahora cirujana, me comentó en los días previos a mi propia elección: “yo nunca sería médica de familia, hay que saber demasiadas cosas“. En el fondo, escoger una especialidad que se dedica una parte pequeña del cuerpo humano es el camino fácil. El cardiólogo siempre sabrá que el 100% de sus pacientes tienen un problema de corazón (o no son para él, pero no tiene que averiguar dónde está el problema). Pero el médico de familia tiene a los pacientes, no importa cuál sea su problema. El médico de familia no tiene oportunidad de aburrirse de los que hace, siempre hay medicina que aprender, pacientes nuevos y problemas nuevos de pacientes viejos. Tantos pacientes y tantos problemas generan un número de combinaciones que deja en ridículo al protocolo o la guía mejor intencionada. Sigue leyendo

Año nuevo…

Feliz año 2014

Autor: Enrique Benimeli

Empieza un nuevo año. Me cuesta demasiado hacer balance del año anterior y empezar con nuevos propósitos. Tener como único marcador límite un solo número en el calendario no me parece suficiente aliciente.En cualquier caso, si tuviera que resumir el 2013, éste ha sido el año en que he vuelto a practicar la medicina clínica (y he tenido experiencias inolvidables), el año en que he iniciado y no abandonado este blog, el año en que he empezado a aparecer en twitter y he participado en el Carnaval de Salud de Wikisanidad. También ha sido el año en que se han convocado, por fin, oposiciones para médicos de familia en mi comunidad autónoma, el año en que he iniciado mi participación en un proyecto de investigación internacional, y el año en que me han pasado cosas muy buenas en lo personal (y que no creo adecuado publicar en internet). A pesar de la crisis, no puedo decir que éste 2013 haya sido un mal año para mí.

¿Y para el 2014? Pues espero seguir disfutrando de la medicina de familia, espero aprobar unas oposiciones (¡por fin!), espero mantener y enriquecer este blog, espero seguir presente en la red. También espero terminar proyectos en marcha y empezar otros nuevos. Como una cinta sin fin, espero, en fin, no tener tiempo para aburrirme de la vida, ni del trabajo. Y, sobre todo, espero seguir aprendiendo y compartiendo con los lectores de este blog lo que aprenda.

Un comienzo…

Estimad@s amig@s lectores que os acerqueis aquí,

el objetivo de este blog es crear un espacio de reflexión, principalmente, de reflexión personal, sobre las intersecciones entre la Medicina, la Ciencia y el Arte. El tema central es la Medicina, pero dado que la entiendo como una práctica humana, es imposible separarla del conocimiento de la ciencia y de las humanidades (que aquí agrupo bajo el término “Arte”).

No se trata de considerar que la Medicina es Ciencia y Arte, como siempre me enseñaron mis profesores y mayores, sino que la Medicina es una práctica, una profesión, que necesita a la Ciencia y al Arte para actuar. De ellas extrae conocimiento, que aplica a las personas, a ambos lados de la mesa (profesionales y pacientes).

Por eso, en este blog iré anotando esos hallazgos que, procedentes de las tres fuentes, encuentre útiles para abordar mi práctica médica, reflexionar sobre ella, y sobre todo, parafraseando a Maimónides

Maimonides-2

buscando la ocasión de ensanchar infatigablemente mis conocimientos, pues si el arte es ilimitado el espíritu del hombre avanza siempre

Espero que otros se unan a mí en esta aventura.

Bienvenidos.