Y sin embargo… no es ciencia

En los últimos días una polémica emerge en cuentas de twitter que sigo con fruinción, por lo mucho que aprendo de ellos: Vicente Baos, Juan Gervas, Rafael Bravo, Enrique Gavilán. La polémica gira en torno al enfrentamiento medicina ortodoxa vs medicina homeopática, o simplificando ciencia vs pseudociencia. Me resulta muy complejo el debate cuando las intervenciones están limitadas a 140 caracteres, especialmente cuando el tema es tan complejo. Creo que se corre el riesgo de acabar enunciando dogmas en lugar de contribuir a la reflexión. Así que imitando, con mis límites, a Vicente Baos y a Jose Antonio Plaza me atreveré a dar, en formato extensivo, mi opinión.

medicinaciencia¿Qué pondría yo en twitter, de haber participado en este debate? Pues bien, afirmo que la medicina (la que hacemos los médicos) no es una ciencia ni una pseudociencia. La homeopatía ni es ciencia ni es pseudociencia. Y esto es justo un mensaje de twitter (144 caracteres). Pero no se explica por sí mismo y no se puede entender, solo malentender, si lo publicara así. Por eso, estimado lector, si quieres saber por qué afirmo esto, por favor, continúa leyendo.

(ADVERTENCIA: esta entrada es larga)

Siguiendo reglas de la argumentación, he empezado por la conclusión. Recorreré ahora el camino para llegar a ella, de modo que cualquiera pueda analizarlo críticamente y mostrarme mis errores y aciertos.

Dado que el debate se establece fundamentalmente en la distinción entre ciencia y pseudociencia, empecemos por la primera pregunta: ¿qué es una ciencia? Pregunta que, de entrada, todos creemos saber contestar. A ver, la física es una ciencia, la química es una ciencia, la medicina ¿es una ciencia?. YO creía tener muy claro que es y que no es una ciencia hasta que llegó a mis manos un libro de A.F. Chalmers, ¿Qué es esa cosa llamada ciencia? (la última edición en español corresponde a la tercera en inglés). El autor, filósofo de la ciencia, utiliza más de 250 páginas para acercarse a una definición de lo que podemos y no podemos llamar ciencia. Lo que demuestra que no tiene una respuesta fácil, y menos twittera. Incluso centrándose solamente en la historia de la física, reconoce que no puede dar una respuesta única y universalmente válida a la pregunta. Pero sí concluye con una idea importante:

“Si bien es cierto que los propios científicos son en cuanto practicantes los más capaces de conducir la ciencia y no necesitan el consejo de los filósofos, los científicos no son particularmente expertos en distanciarse de su trabajo y describir y caracterizar la naturaleza de dicho trabajo.”

O lo que es lo mismo, para hablar de lo que es o no una ciencia, deberíamos salirnos del papel de científicos y apoyarnos en otros pensadores.

En fin, en cualquier caso, lo que parece claro ( a lo largo de todo el libro)  es que la ciencia, tal y como la concebimos actualmente, tiene relación con la experimentación, con la capacidad de elaborar hipótesis y buscar métodos que nos permitan comprobar la validez de dichas hipótesis. Y el método principal en la ciencia contemporánea es la experimentación.

La segunda pregunta, por tanto, será: ¿qué es una pseudociencia? Vicente Baos explica en su post que “…cuando hablamos de prácticas pseudocientíficas como la homeopatía o el reiki estamos refiriéndonos a su absoluta carencia de base física o química (científica) para explicar su acción en el ser humano“, aunque pseudo es un elemento compositivo que añade el significado de , como bien dice también, falso. Pero me pregunto si realmente puedo usar el término pseudociencia o siquiera, si es adecuado utilizarlo. Ser pseudociencia es no ser ciencia. Entonces ¿por qué continuar utilizando un concepto que induce al error?¿por qué no decir solamente “no es ciencia”? Para el lenguaje común decir “pseudociencia” puede llevar a creer que es algo parecido pero no exactamente una ciencia. Por tanto, en este caso, abogo por dejar de denominar pseudociencia a lo que sea (incluida la medicina). Porque algo puede ser o  no ser, pero ¿ser falso-ser? ( perdón por el juego de palabras, pero me marcó Parménides).

Argumentado lo anterior, toca arriesgarse a una pregunta compleja ¿es la medicina una ciencia? Yo afirmo que la medicina, al menos la que hacemos los médicos, no es una ciencia. Responder lo que es y no es la medicina, exigiría un libro, pero simplificando y volviendo a recurrir a los filósofos, diría que más bien, la medicina (en su faceta clínica, repito) es una práctica. Gadamer, en su libro El estado oculto de la salud, enfatiza una diferencia entre ciencia y práctica que me parece muy pertinente en este caso:

“La práctica es siempre, también elección y decisión entre posibilidades…

…La ciencia tiene, por su esencia misma, un carácter inconcluso o inacabado; la práctica, en cambio, exige decisiones en el instante…

…La práctica reclama conocimientos; […]se ve obligada a tratar el conocimiento disponible en cada caso como algo concluido y cierto…”

E incluso, sin recurrir a complejos argumentos, si pensamos en lo que todos consideramos como el método científico, queda claro que no es lo que hacemos cuando enfrentamos la consulta con un paciente concreto. No hipotetizamos, experimentamos (con varias ramas y a doble ciego para aumentar su validez) y comprobamos resultados, sino que diagnosticamos, proponemos tratamientos y evaluamos si el efecto se corresponde con el esperado. De hecho, de ser una ciencia, tendríamos que excluir de nuestra práctica todo recurso a la subjetividad voluntaria, tan importante como la que mencionan Amaia Zabalo y María José Sanmamed en el blog  Amantea, de Elena Serrano.

Por tanto, desde esta perspectiva, la medicina es una práctica, no una ciencia. Esto no excluye que existe una ciencia médicaes decir, que existe una práctica científica que abarca la producción de conocimiento médico. Es diferente de la medicina clínica, pero es una herramienta fundamental para la práctica de la medicina clínica. En el mundo contemporáneo es imposible pensar en una medicina practicada sin recurrir al conocimiento producido por la ciencia médica. Aunque la ciencia médica no nos da respuesta para todas las decisiones que debemos afrontar en la consulta, por lo que no tenemos más remedio que recurrir a otras fuentes de conocimiento, desde la intuición a la particular experiencia (propia y de los pacientes) para poder tomar decisiones. Y, como no, por ignorancia o por otros motivos, en muchas ocasiones las decisiones se toman a pesar de la existencia de conocimiento científico y en su contra.

¿Qué pasa con la homeopatía, el Reiki, la acupuntura, las flores de Bach, iridoterapia, etc.? Siguiendo la misma línea argumental, también debo calificarlas como prácticas (en esto no difieren de la medicina). Pero son prácticas que, voluntariamente, excluyen recurrir a cualquier conocimiento procedente de la ciencia. ¿Existe una ciencia homeopática? En realidad sí que existen intentos de fomentar una ciencia homeopática, por ejemplo. Hay estudios científicos que han abordado la homeopatía, el reiki, la acupuntura. La cuestión es que estas prácticas no aplican ese conocimiento en su día a día. Por eso no creo que sea correcto llamarlas pseudociencias. No son ni lo uno ni lo otro.

Pero, la pregunta fundamental que emerge del debate es ¿hay que luchar por la prohibición de estas prácticas por corromper el cuidado de la salud? A esta pregunta no se puede contestar desde la medicina, y ni siquiera desde la filosofía. Tal vez la ética y la política puedan arrojar más luz. Los problemas que se antojan que hay que resolver previamente tienen que ver con el grado de autonomía que queremos reconocer a las personas (pacientes en este caso). El problema está en si debemos imponer las elecciones o simplemente exponer la información y dejar que cada persona elija. Exponer la información supone hacer algo parecido a lo que hacemos cuando solicitamos (correctamente) un consentimiento informado. Algo así como “usted está solicitando tratamiento con esta práctica X, le informamos que actualmente no existe ningún estudio científico que demuestre que hacer esto pueda tener efecto positivo en su actual estado de salud, nuestras recomendaciones se basan en teorías no aceptadas por la ciencia contemporánea, y solo las recomendamos en base a ¿nuestras experiencias? ¿nuestras creencias?¿nuestra fe? Es posible que la medicina ortodoxa (tradicional, oficial, lo que queramos poner) pueda ofrecerle en su caso, terapias u opciones fundamentadas en estudios científicos”. Dicho esto, si un paciente desea elegir entre la homeopatía y la quimioterapia, ¿quién soy yo para imponerle mi criterio? (incluso con toda la pena de mi corazón). De este modo no habría engaño. Imponer la prohibición convertiría a la medicina en una institución similar a la iglesia del medievo: lo que no responde a mis principios no debe poder elegirse. Y, sobre todo, nos alejaría del principio de autonomía que va impregnando lentamente la medicina moderna.

Pero ¿debemos luchar para que no se enseñe o se practique en organismos oficiales? Si los organismos oficiales están sustentados por dinero público debería ser el público el que decida en qué se gasta y en qué no. Es decir, es una decisión política y social, no científica ni filosófica. Aunque los científicos, los filósofos y todas las personas afectadas (todas la fin y al cabo) tenemos derecho a opinar sobre el uso del dinero público. La ética de las organizaciones debe ser la que lleve al final la voz cantante sobre el uso que da a los recursos que recibe. Y, en cualquier caso, también estaría obligada a dar información sobre todos los aspectos que implican esas prácticas (incluida su no fundamentación en la ciencia). Lo que hagan organizaciones privadas (y personas privadas) con dinero particular es de su incumbencia.

Lo que hacen las organizaciones de científicos que buscan desvelar los puntos negros de esas prácticas es loable. Es dar información, sujeta siempre a lo que podemos afirmar con el conocimiento actual proveniente de la ciencia. Información que los usuarios y organizaciones deberán comparar con la que dan esas prácticas; y luego decidir en función de esa información. Descalificar, ridiculizar, estigmatizar… a las personas que practican o eligen someterse a esas prácticas es algo diferente y no creo que deba tener cabida en la discusión. Tampoco descalifico, ridiculizo ni estigmatizo a un paciente, que tras recibir toda la información de la que dispongo en la mejor manera que sé, decide que sigue fumando, que la actividad física más intensa que va a hacer es usar el mando a distancia para ver el fútbol en la tele, y que la ensalada me la coma yo, que él/ella con su cardiopatía vive aceptablemente. Y lo dicho, sobre la obligación de dar información adecuada y de ofrecer todas las opciones, con sus ventajas e inconvenientes (a la luz del conocimiento) es también obligación del médico que practica la medicina ortodoxa, en la misma o mayor medida, puesto que sí tiene la ciencia como herramienta fundamental (y no recomendar sin información, prácticas que no tienen ningún aval científico).

En conclusión, ni la medicina es ciencia, ni la homeopatía es pseudociencia (ni al contrario). La ciencia es una herramienta que ambas eligen o no utilizar, y eso es lo que las diferencia. Para que una persona pueda elegir, con el máximo grado de libertad, es necesario que ambas sean honestas y cuenten lo que son y lo que no son, lo que pueden ofrecer y lo que no. Y dejar a la autonomía personal la última decisión, sin culpabilizar. No nos corresponde a los médicos (de ningún tipo) imponer a los pacientes ni a la sociedad ninguna práctica, ni siquiera en aras de la salud. Debería ser la sociedad la que se imponga lo que desee. Y si los médicos, en el código deontológico, nos imponemos a nosotros (que no a los demás) unas reglas, nos corresponde cumplirlas o cambiarlas, pero no vale saltárselas.

37 pensamientos en “Y sin embargo… no es ciencia

  1. Desde luego lo que no es la medicina es una ciencia exacta , y lo que a alguien le viene bien , a otros les sienta como un tiro.

    • Gracias por comentar. Afortunadamente la medicina nunca ha aspirado a ser una ciencia exacta (si es que, epistemológicamente, pudiera existir una ciencia así, creída de su absoluta objetividad). La ciencia médica se construye fundamentalmente sobre ciencia que se apoya en la significación estadística. Esto significa que, en cualquier investigación, encontraremos personas que no han respondido a la intervención y personas que han respondido sin la intervención. La medicina pocas veces puede discriminar con total seguridad qué pasará en un individuo concreto, pero sí puede aventurar que es lo que, con mayor probabilidad, le ocurrirá a ese individuo. En otras prácticas ni siquiera podemos aventurar lo probable.

    • Gracias a ti por comentar. He descubierto que escribir es un buen ejercicio para poner en orden las propias ideas y poder “mirarlas” críticamente.

  2. La Medicina puede ser Ciencia, puede ser Arte, es una práctica que se puede realizar con éxito o con fracaso. La Homeopatía forma parte de la Medicina, y debe ser practicada por Médicos. Tendría que ser un “Área de Capacitación”. La Declaración de Bolonia decretó que las Medicinas Complementarias debían impartirse en las universidades a partir del curso 2010-2011.

    • Hola, como ya expongo en la entrada, no creo que la Medicina “sea”, sino más bien, la Medicina “utiliza” la ciencia y el arte. Pero creo que no es a veces una y a veces otra, sino siempre ambas (junto con otras herramientas como la tecnología, la experiencia personal, etc.). Sin embargo no puede existir una medicina sin ciencia o sin arte. En este sentido me gusta la definición que hace Bernanrd Lown (cardiólogo, y Premio Nobel de la paz) en su libro The Lost Art of Healing (no traducido al castellano, por desgracia). Se trata de un médico comprometido durante toda su vida con la profesión, con la investigación y con el humanismo. En el libro refiere que “cuidar (caring) sin ciencia es amabilidad bienintencionada, pero no medicina […] ciencia sin cuidar (caring) vacía a la medicina de curación (healing) y niega el gran potencial de una profesión antigua” (la traducción es mía, así que tendrá sus problemas). Creo que esta afirmación tiene mucho que aportar a este debate.
      Por otro lado, en referencia a que las medicinas complementarias deban enseñarse en la universidad, considero que eso no cambia para nada su validez científica. No podemos seguir actuando en función de quién/dónde se enseña algo (sería como seguir con la medicina basada en opiniones de expertos), sino en función de qué se enseña y qué aplicaciones reales tiene. En muchas universidades (especialmente extranjeras) se enseña Teología pero eso no da carta de certeza a la existencia de dios. La universidad, como centro de conocimiento, debe tener mirar amplias en cuanto a lo que enseña (no estoy de acuerdo con quienes creen que solo debe de estar al servicio de las empresas, creando trabajadores) pero eso no les da carta de validez. Esto no implica que, siendo médico/a, no tengas que aplicar ese conocimiento a los pacientes con ética y conciencia. El hecho de que sea un área de capacitación solo añade responsabilidad a los que practican medicinas “complementarias” (y actúa como barrera de entrada, lo que beneficia a los que están dentro). Como médicos tenemos la obligación de informar a los pacientes de todas las opciones terapéuticas y de la validez científica de cada una de ellas. ¿Tiene sentido ocupar un tiempo de la vida en aprender una técnica terapéutica que tienes que informar cada vez como de “no tenemos pruebas científicas de que sea útil en su caso” y existen estas otras opciones en la medicina “convencional” para su problema que sí tienen esas pruebas científicas? Si con la información correcta el paciente se decide por la Homeopatía, yo no tengo nada que objetar. Pero ¿puede estar tranquilo (en conciencia) el profesional que la aplica sabiendo que otras alternativas tienen mejor perspectiva de resultado?
      Finalmente, en cuanto a que forma parte de la Medicina, existen muchas técnicas terapéuticas que han formado parte de la Medicina en algún momento de la historia y que han sido abandonadas a medida que se ha descubierto su riesgo o su inutilidad (podrías hablar de las sangrías, o de algo tan actual como la prohibición de usar Primperan© en vómitos infantiles). La Homeopatía forma parte de la historia de la medicina, pero ¿debe formar parte de la medicina contemporánea? Ese es el debate.

    • En el arte de curar , salvador de vidas humanas , el médico no debe de escatimar la adquisición de nuevos conocimientos y siempre sin hacer daño ( primun non nosceres ).

      • Gracias por leerme y comentar. Reconozco que como médica no me considero salvadora de vidas, todo lo más intento mejorar la calidad de la vida y retrasar la muerte (inevitable, al fin y al cabo). Por supuesto, eso supone el compromiso de no dejar de aprender (y de desaprender) continuamente. Es una buena vacuna contra la soberbia de creer saberlo todo ya. Y si el primer mandato es “primum non nocere” también es cierto que, en la medicina contemporánea, ese principio debe modularse en un “más beneficio que daño”, pues en casi todas las ocasiones, una medida terapéutica lleva aparejado cierto perjuicio al paciente (o riesgo de causarlo). Sin embargo, no hacer nada con el fin de no hacer daño, puede ser aún más peligroso para el paciente (por ejemplo, sabemos que la quimioterapia tiene muchos efectos secundarios y en muchos casos, provoca problemas de salud a medio-largo plazo; pero no utilizarla supone la muerte en poco tiempo). Así que no podemos decir “siempre sin hacer daño”, sino “haciendo el mínimo daño posible cuando hay un beneficio demostrado”.

  3. Si por supuesto, sino seria tanto como no reconocer los logros médicos a lo largo de los tiempos. Lo que es útil para curar no se debe desprestigiar ni desechar.

  4. Me gustó el artículo y sobre todo la forma de abordaje de un tema tan áspero que más que de índole científica es un tema social y en profundidad es una cuestión de intereses egoístas. Estoy de acuerdo contigo en que, en última instancia el paciente tiene derecho a elegir como quiere vivir o morir (en todo caso), ya que nuestro libre albedrío nos habilita o no? tal vez la sociedad democrática sea solo un espejismo que esta en trámite de desenmascararse para mostrar la verdadera cara de la globalización, donde se pretende avasallar todo tipo de derechos en donde un puñado de empresas y bancos pretende dominar y esclavizar a los pueblos convirtiendo la democracia en dictadura, la libertad en esclavitud y la vida en muerte. Cuando luchamos por la homeopatía también lo hacemos por aquellas cosas que podrían ir mejor o marcar la diferencia.
    Y respecto a la ciencia creo que es un instrumento que no se usa debidamente y las empresas manipulan resultados (por científicos corruptos) y en este juego hay un valetodo, se ha perdido toda dignidad, com decía discepolin “He visto llorar la biblia junto a un calefón” en el controvertido tango CAMBALACHE (escuchen y cualquier parecido con la realidad es solo coincidencia).
    Respecto a la homeopatía creo que es CIENCIA Y ARTE de curar… y ciertamente fue el primer método terapeutico en utilizar el método científico. Basada en 4 principios o leyes (que se cumplen siempre) son

    1- LEY DE SIMILITUD: El medicamento a utilizar debe ser SIMILAR en sus síntomas y modalidades de expresión de los mismos a los síntomas del ENFERMO. En este caso, cabe aclarar que dos enfermedades llamadas por igual (ej artrosis) pueden manifestarse diferentemente en distintos pacientes (antes de que haya enfermedad hay una manfestación sintomática que depende del enfermo), asi si el enfermo A tiene dolor articular que lo obliga a estar totalmente inmovil los síntomas apuntaran a Bryonia que aliviara o terminara definitivamente con el padecimiento. De igual modo, el paciente B tiene dolor articular que agrava con los primeros movimientos y mejora con el movimiento contínuo y el calor seco y a este le corresponde RHUS TOX que hará su trabajo de forma impecable. Si hubiésemos pensado en enfermedad y no en sintomas de expresión jamas habríamos encontrado el camino para su curación. cada remedio funciona por la similitud que existe con el paciente.

    2-LEY DE PATOGENESIA: Para conocer cual es la acción de cada medicamento, antes hay que experimentarlo en sujetos sanos. Estas experiencias patogenésicas se realizan de manera científica en un grupo de voluntarios que experimentarán los efectos de la sustancia diluída y dinamizada dando como resultado una serie de síntomas y signos que se tomaran individual y grupalmente a los efectos de enriquecer la materia médica y los repertorios de síntomas.
    Hasta aqui es bastante cientíco, a mi entender, si doy una sustancia (diluida y dinamizada) en voluntarios sanos que producen síntomas repetibles en sucesivas experimentaciones, incluso en diferentes voluntarios, y si esos mismos sintomas se hallan en el enfermo y luego se hace la prescripción seguida de una acción curativa concreta (demostrable clínica, semiológicamente y por diferentes estudios complementarios), diría que cumple hasta alli, con los requisitos del método científico….¿no?
    LEY DE DOSIS INFINITESIMAL: Los medicamentos homeopáticos son sustancias puras simples (mineral, animal y vegetal) diluídas y dinamizadas, esto es que se utilizan en diferente diluciones o dinamizaciones tanto para la experimentacion como para la curación. Infinitesimal refiere al término de ultradiluciones o minimas dosis que se utilizan para despertar la reacción autocurativa en el enfermo.
    Pero que es reación autocurativa? hahnemann describe en su parágrafo 65 y 66 sus observaciones al respecto. La ACCIÓN PRIMARIA es la fuerza ejercida por el factor físico o químico (sustancia) que afecta sin resistencia en una primera fase el comportamiento del organismo generacto un determinado EFECTO PRIMARIO.
    Momentos después a este le es seguido una accion OPUESTA que se debe a la REACCION SECUNDARIA O RESPUESTA del organismo (defensiva). Por ejemplo si colocan la mano en agua helada los efectos del frío existiran mientras la mano continue en el agua helada (palidez, frialdad, dolor) pero momento despues d sacarla del agua helada aparece la reaccion secundaria compensadora (calor intenso, ardor, enrojecimiento).
    Cuándo Hahnemann empezó con con sus comprbaciones, observaciones y experimentaciones de remedios se enconro con que dosis masivas suprimen la reaccion vital pero pequeñas dosis las estimulan. En este sentido empez´a utilizar diliciones cada vez mas altas por lo que el efecto primario era demasiado bajo en comparación con la toxicidad de algunas sustancia, por que a éstas las complementó con la dinamización o sucusión (fuerte agitación de la dilución) y logró tener nuevamente efecto primario a diluciones infinitas….además de esto también logr´que la respuesta secundaria sea mas rápida y la primaria casi imperceptible.
    Y es en este punto donde los detractores de la homeopatía pretenden empañr el método, diciendo que semejantes diluciones ya no deberían tener acción, pero si la tienen. (y se comprueba en la patogenesia y en el enfermo)… Mas alla de toda discusión, por un lado el método científico no esta a la altura de la homeopatía por que no es posible medir algo con las herramientas incorrectas ¿se puede entender la física de Plank sin salir de los conceptos Newtonianos?

    Pero sigo insistiendo que no es un problema científico, es político y hay muchos intereses buitres dtras de cada de estas cosas que son un beneficio para la gente y un perjuicio para las grandes empresas……

    • Hola, gracias por comentar. Tal vez no me he explicado lo suficientemente bien. Defiendo la autonomía de los pacientes, pero nunca les recomendaría acudir a la homeopatía (respetar las elecciones de otros no implica compartirlas). Tampoco comparto que un médico recomiende homeopatía, a la luz del conocimiento disponible en el siglo XXI.
      Por supuesto que se puede reconocer que la creación/invención de la homeopatía a finales del siglo XVIII, enunciando “leyes” de aplicación universal a la enfermedad supuso una revolución científica (dado el estado de la medicina convencional en esa época). Y si has estudiado algo de filosofía de la ciencia, podrás estar de acuerdo que responde bastante bien a lo que Kühn llamó “revoluciones científicas” o Lakatos “programas de investigación”. Es decir, un cambio en la estructura teórica que inicia un nuevo modo de pensar e investigar un conocimiento. El problema de tu razonamiento se sitúa en el hecho de considerar que, como fue revolucionario, continúa siendo válido para siempre. También fue revolucionario el paso del mitos al logos que hicieron los filósofos presocráticos, o la separación de la teología y las ciencias naturales. Pero no seguimos en el mismo paradigma por siempre.
      Refieres que esas leyes se cumplen siempre, pero eso es una conclusión teórica. Las leyes de Hanneman surgen del razonamiento pero no han sido sometidas al contraste científico. Se dan por ciertas y todo el edifico de la homeopatía se construye sobre esa creencia (de nuevo, era una forma aceptable de generar conocimiento en el siglo XVIII). Pero no son leyes, solo son hipótesis y no pueden ser dadas por ciertas sin crítica y evaluación (a partir de la segunda mitad del siglo XX en que se desarrolla la ciencia médica).
      Refieres que no se puede evaluar la homeopatía con el conocimiento científico actual, de la misma manera que no se puede evaluar la física cuántica con los conceptos newtonianos. Pero, ahí, le has dado la vuelta la historia. Ciertamente la física cuántica supuso una revolución científica, que supera a la física newtoniana en la explicación de los fenómenos físicos del mundo. La física cuántica es capaz de derrumbar conocimientos basados en la física newtoniana, superándolos y ampliándolos (lo posterior evalúa lo anterior). Del mismo modo, los principios científicos que se aplican a la ciencia médica actualmente son posteriores a las leyes homeopáticas, por lo que, por analogía, son estos principios los adecuados para evaluar la homeopatía y no al revés (los avances científicos permiten mirar con nuevos ojos los conocimientos que previamente creímos ciertos).
      Lo que no parece lógico, en el contexto científico, es mantener leyes que, a la luz de lo que sabemos actualmente, no se sustentan. Baste con tener en cuenta que los conocimientos químicos sobre la composición de las sustancias se desarrollaron a partir de finales del siglo XVIII, por lo que es lógico aceptar un principio como el de la dilución, que siendo revolucionario en su momento, se enunció sin poder tener en consideración descubrimientos muy posteriores en la química.
      En cuanto a los intereses comerciales y económicos que puedan existir, no olvides que existen en cualquiera de las posturas. La farmacopea homeopática está dominada por pocas empresas y los homeópatas tienen los mismos conflictos de interés económico que cualquier otro profesional de la medicina (al fin y al cabo todos comemos de nuestro trabajo).

  5. pero es que sigue siendo valido, no es una practica tan antigua, la valided a las terapias no se las da la antigüedad, entonces tendríamos que desechar cada cierto tiempo los descubrimientos. La validez a la homeopatía se la da su eficacia

    • La validez no la da la antigüedad, sino la demostración de la eficacia, efectivamente. No importa cuán antigua o moderna sea, si la investigación nos va descubriendo su falta de eficacia (o no consigue probar que ésta exista), lo lógico es desecharla o, la menos aparcarla, hasta que podamos demostrar dicha eficacia.
      De hecho, la ciencia se construye desechando cada poco tiempo descubrimientos previos que, a la luz de nuevos estudios, demuestran no ser tan buenos como creíamos. A veces, incluso, teorías y conocimientos (y tratamientos, en el caso de la medicina) desechados previamente, demuestran con nuevos estudios su eficacia.
      El problema de la homeopatía es que la eficacia no se ha demostrado (más allá de la experiencia individual de algunas personas). Pero la experiencia individual no es suficiente para la universalización de una práctica.

  6. Tantos investigadores incluidos los biólogos moleculares que están ampliando sus campos de investigación hacia las altas diluciones están desorientados??’ o simplemente que a los hechos que son objetivos y ocurren hay que buscarles explicación independientemente del momento histórico en que nos encontremos.

    • Gracias por el debate y por leer y contestar con tanto interés. Sería interesante que colgaras alguna referencia a los artículos originales donde se publica esta investigación, siempre es mejor leerlo sin la interpretación de quien crea los documentales (necesariamente quien lo hace re-intrepreta).
      En cualquier caso hay algunos elementos a tener en cuenta:
      – no hay hechos totalmente objetivos ni independientes de su contexto histórico y social. Desde la decisión de lo que debe ser investigado, hasta el diseño y la interpretación de los resultados (porque los resultados por muy objetivos (numéricos) que sean requieren de interpretación posterior para darles sentido) están mediados por la cultura y la sociedad de los investigadores implicados (y por tanto de su contexto histórico). Por eso se establecen sistemas de control en la investigación, de modo que podamos superar, en la medida de lo posible, la subjetividad del investigador. Estas medidas, en el campo de la medicina, incluyen, entre otros: la investigación con métodos ciegos (doble, triple ciego), la comparación con grupos de control (como cuando se usan placebos, por ejemplo), la publicación de la investigación con datos suficientes para que otros puedan evaluarla y replicarla, etc. Está aceptado en la investigación sobre la ciencia (como la filosofía o la sociología de la ciencia) que siempre hay un componente subjetivo. De hecho, el cambio de paradigma científico (las revoluciones científicas de Kühn) tiene también una influencia social.
      – lo que presenta el vídeo son investigaciones básicas y muy preliminares. De ahí a asumir un efecto sobre las personas va un camino muy largo. De hecho, la historia nos enseña que lo que parece lógico puede no funcionar cuando lo aplicamos a las personas (véase el caso de la terapia hormonal sustitutiva, como ejemplo). Por eso, lo que se debe exigir a la Homeopatía no es solo demostrar que existe eso que llaman “memoria del agua” (el video solo muestra investigaciones intentando localizar DNA, no sustancias químicas) sino además demostrar que su uso provoca un beneficio en las personas que es superior al uso de un placebo o no hacer nada y dejar pasar el tiempo.
      – No niego que las personas que acuden al homeópata y persisten en acudir (van a más visitas y compran más medicamentos) sienten que mejoran (sería estúpido hacer lo contrario). También mejoran personas que enferman y no acuden a ningún profesional, y mejoran personas que deciden solo rezar. La cuestión es si simplemente mejoran porque lo hubieran hecho de todo modo, si mejoran porque el estilo de consulta del homeópata aborda cuestiones que normalmente no se abordan en una conversación clínica, si simplemente sentirse escuchados y atendidos es lo que les mejora (tengo pacientes que han disminuido su dosis de analgésicos solo por prestar atención a sus historias personales; hasta recuerdo una paciente que dejó la medicación pocas semanas después de su divorcio, ¡cosas dela vida!). La salud es muy compleja y la percepción de salud es aún más compleja y está imbuida de interpretaciones sobre lo que nos ocurre. Pero no puedo, como médico, recomendar un tratamiento solo porque a mí me va bien, o conozco a alguien que le fue bien, especialmente cuando hay otros que tienen un sustento científico detrás. Eso lo pueden hacer los legos, pero no nosotros. Nosotros tenemos una obligación ética.

      • Una investigación básica que prueba que la “memoria del agua” existe no requiere probar que induce un beneficio. Si existe como fenómeno físico químico es independiente de que haga un efecto. El efecto se prueba en estudios clínicos, de laboratorio o in vitro. Aquí tienes el estudio, en realidad es una revisión de los experimentos y del modelo experimental y teórico de la memoria del agua:

        http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.3109/15368378.2015.1036072

      • Con respecto a: “el video solo muestra investigaciones intentando localizar DNA, no sustancias química”

        En realidad el vídeo muestra que la estructura del ADN (no el ADN en sí) se puede reproducir o mimetizar en otro tubo de ensayo como una copia “fantasma” a partir de ondas de muy baja frecuencia. O en otras palabras: el agua en otro tubo mimetiza la estructura del agua a partir del envió de frecuencias que emite el ADN de ciertas muestras patógenas. Si ese ADN fantasma tiene un efecto contrario o igual (pero de menor intensidad) es cosa que se debe probar aparte. Si buscas saber si algunos tienen propiedades biológicas…

        https://link.springer.com/article/10.1007/s11172-014-0388-y

  7. Siento decirte que estas muy equivocada la homeopatía ha demostrado ser muy eficaz. Tu tienes pruebas de sto que estas diciendo , puedes demostrar , en que te basas para decir que solo es por la experiencia de unas pocas personas. Me resulta muy interesante tu punto de vista , en algunos aspectos pero en otros creo que dices cosas sin una base de experiencia. Determinadas afirmaciones solo se puedes hacer cuando se ha experimentado personalmente lo que se dice. Has trabajado con homeopatía aplicada a personas ?? o hablas en base a los mantras que a base de repetirlos se quieren transformar en mentira una verdad???

  8. Por eso que tenemos una obligación ética , de ética no nos van a hablar a los médicos homeópatas, y a mi que decidí hacer un Master de Bioética por mlas burradas que he visto en la medicina convencional, en ese sentido te diré que estamos hartos de sufrir la falta de ética de colegas de profesión, y estamos hartos de ver como los pacientes nos cuentan como sufren también las faltas de ética de profesionales que en base a un paternalismo y vemos como se cargan el principio de autonomía. Como me quiero curar y que elijo no tiene nada que ver con la ciencia , es una decisión moral que tiene que ver con las elecciones libres. Y el mantra de la perdida d oportunidad …somos médicos antes que homeópatas y somos capaces, porque estamos preparados para ello , de decidir el mejor tratamiento para el paciente con su enfermedad. No lo siento en todo esto no estas haciendo el mismo análisis objetivo.

    • TE contesto a ambos comentarios en el mismo:
      Siento haberte molestado tanto. Lo cierto es que la carga de la prueba cae en la homeopatía, que es la que debe aportar evidencias de su eficacia. No se trata de “si no puedes probar que es ineficaz”, se debe usar. Hay que probar su eficacia (cosa que no corresponde a mí). En cualquier caso, para muestra un botón:
      – Revisión de terapias naturales realizada por el Ministerio de Sanidad: http://www.msssi.gob.es/novedades/docs/analisisSituacionTNatu.pdf páginas 20-22, revisa la bibliografía disponible sobre eficacia y está en español.
      – Artículo publicado en la revista Homeopathy (que dudo que tenga prejuicios contra la homeopatía): http://www.homeopathyjournal.net/article/S1475-4916(15)00030-2/abstract el artículo completo da muchos más datos, pero no puedo difundirlo por ser de acceso limitado a suscriptores. La conclusión: no hay suficientes pruebas ni de calidad suficiente para poder decir que la homeopatía es mejor que el placebo.
      – Biblioteca Cochrane: hay varias revisiones (6, creo recordar). Prácticamente todas concluyen que los estudios disponibles son de baja calidad metodológica por lo que sus conclusiones no permiten afirmar que sea efectiva.

      La solución a esto no es considerar que quienes no defendemos la homeopatía somos unos “talibanes” de la ciencia, sino poner en marcha estudios científicos de calidad para contrastar la hipótesis de que es eficaz.
      Y no, no he trabajado con homeopatía, como ya he expuesto, considero que sería contrario a mi compromiso deontológico como médica.
      Y por supuesto, conozco personas a las que les ha ido muy bien con homeopatía, pero eso no es evidencia de su efectividad como práctica.
      En cuanto a las deficiencias éticas de otros profesionales, por supuesto que existen. Pero que otro profesional no cumpla con las obligaciones éticas en otro campo, no me convierte a mí en necesariamente cumplidor. Todos podemos faltar a la ética en alguno de sus aspectos. De hecho, si cuando un paciente acude a tu consulta de homeopatía (por haber escogido libremente que quiere ese tipo de tratamiento, algo no reprochable) no le cuentas las opciones de tratamiento de su enfermedad fuera de la homeopatía, estarías siendo tan paternalista como cualquiera. Cuando me enfrento a un diagnóstico propongo al paciente los tratamientos que tienen evidencia, con sus puntos fuertes y débiles. Si no hay ninguno se lo explico. Y si, por no tener opciones sustentadas en la ciencia, tengo que ofrecerle tratamientos sin evidencia, también le comento la falta de pruebas de esos tratamientos (y especialmente en estos casos, es fundamental que el paciente tenga clara esa falta de pruebas para que no espere resultados milagrosos). No le ofrezco terapias “alternativas” porque no tengo evidencia de su prueba (salvo tal la acupuntura para un par de cosas). Si me pregunta se lo explico, y si me pregunta mi opinión sobre si debe o no acudir, mi respuesta suele ser: “eso queda a su decisión, es su dinero y su tiempo” (por supuesto, le recomiendo no abandonar el tratamiento “ortodoxo”).
      Nosotros (todos los médicos, homeopatas o no) estamos formados para ofrecer al paciente lo que disponemos, en base al conocimiento actual. Decidir que es lo mejor para cada uno corresponde al paciente. Pero no podemos ofrecer tratamientos sin evidencia de efectividad (articulo 26.1 y 26.2 del CDM) y, respetando la decisión del paciente de acudir a otras terapias, no tengo obligación de recomendarlas ni de dar aplicarlas (artículo 12.3). Por cierto, la OMC también se ha pronunciado en este aspecto: http://www.cgcom.es/noticias/2013/12/13_12_17_medicamentos_homeopaticos y http://www.medicosypacientes.com/articulo/dr-rodriguez-sendin-la-homeopatia-no-tiene-evidencia-cientifica-y-es-algo-ilusorio-y
      Sé que a veces es difícil de aceptar, pero no estoy en contra de los homeópatas. Respeto que alguien elija dedicarse a lo que quiera. Tampoco juzgo la calidad ética de un profesional en particular, sino que emito un juicio personal, basado en mis conocimientos (por supuesto, no puedo basarlo en lo que no sé) sobre una práctica. Como ya mencioné en respuesta a otro comentario, me adhiero a una frase de Bernard Lown (cardiólogo y premio nobel de la paz): “cuidar (caring) sin ciencia es amabilidad bienintencionada, pero no medicina […] ciencia sin cuidar (caring) vacía a la medicina de curación (healing) y niega el gran potencial de una profesión antigua”. Así que no dudo de la buena intención de los médicos homeópatas ni de su compromiso por el bienestar del paciente, solo dudo de que la homeopatía sea medicina.

  9. solo un poquito de lo que hay

    Marc Henry
    University of Strasbourg, Strasbourg
    Chemical Thermodynamics, Inorganic Chemistry, Materials Chemistry
    PhD
    https://www.researchgate.net/profile/Marc_Henry

    https://www.researchgate.net/publication/279737363_Hydraulic_continuity_and_biological_effects_of_low_strength_very_low_frequency_electromagnetic_waves_Case_of_microbial_biofilm_growth_in_water_treatment

    • Vittorio Colantuoni University of Sannio – Benevento (Italy), Science and Technologies, Faculty Membe T Cell biology Address: Como, Lombardy, Italy
    https://www.researchgate.net/publication/247251626_Understanding_the_physiological_role_of_retinol-binding_protein_in_vitamin_A_metabolism_using_transgenic_and_knockout_mouse_models_by_Loredana_Quadro_Leora_Hamberger_Vittorio_Colantuoni_Max_E_Gottesma
    http://translational-medicine.biomedcentral.com/articles/10.1186/1479-5876-11-297
    http://montagnier.org/

    La Biologie à la lumière des théories physiques :
    nouvelles frontières en médecine

    Mercredi 8 Octobre 2014
    salle II de 14h30 à 18h00

    Organisé par l’UNESCO, Secteur des Sciences Sociales et Humaines
    en collaboration avec la Fondation Mondiale Recherche et Prévention Sida.

    Thème général
    Les interprétations par la physique des champs quantiques de phénomènes biologiques récemment reconnus et leurs applications dans le domaine de la différenciation cellulaire et celui des maladies chroniques et du Sida.

    Intervenants
    Giuseppe Vitiello, Professor of Theoretical Physics, University of Salerno :
    “A quantum field approach to living matter : why Fields ? Why Quantum ? ”
    Marc Henry, Professeur de chimie moléculaire à l’Université de Strasbourg :
    “Eau, électromagnétisme et cohérence quantique ”
    Luc Montagnier, Lauréat Prix Nobel de Physiologie ou Médecine 2008 :
    “Digital transmission of bacterial DNA in living cells ”
    Carlo Ventura, Professeur de biologie moléculaire à l’Université de Bologne :
    “The Voice of the Stem Cells : mutant vibrations and regenerative medicine ”
    Cédric Villani, Professeur à l’Université de Lyon, Directeur de l’Institut Henri Poincaré :
    “Mémoire, oubli, et reproductibilité : regard extérieur sur une controverse jamais élucidée ”

    Modérateur
    Frank Nouchi, Journaliste au journal Le Monde
    Luc Montagnier, M.D.

    Nouvelles frontières en médecine
    le 15 août 2014
    Pour la première fois, un colloque scientifique sera consacré à l’émergence d’un nouveau paradigme en biologie faisant intervenir les ondes électromagnétiques et certaines propriétés de l’eau, et la discussion des possibles incidences sociétales et médicales de celui-ci.

    https://www.youtube.com/watch?v=7tva66YGzsA
    Publicado el 10 oct. 2014
    Vidéo de mon intervention à l’UNESCO le mercredi 8/10/2014 dans le cadre du colloque “La biologie à la lumière des théories physiques : nouvelles frontières en médecine” organisé par le Pr. Luc Montagnier. Voici le texte de l’annonce officielle qui a été un moment disponible sur le site de l’UNESCO mais qui a été retiré quelques jours avant la tenue du colloque:

    Pour la première fois, un colloque scientifique sera consacré à l’émergence d’un nouveau paradigme en biologie faisant intervenir les ondes électromagnétiques et certaines propriétés de l’eau, et la discussion des possibles incidences sociétales et médicales de celui¬ci.
    Il s’agira pour l’essentiel lors de ce colloque scientifique d’une synthèse des travaux de recherche menés depuis de nombreuses années par le Professeur Luc Montagnier, prix Nobel de médecine, en collaboration avec des équipes pluridisciplinaires de chercheurs français et italiens.
    Le mathématicien Cédric Villani, Médaille Fields 2010, proposera une synthèse des différentes présentations, en les inscrivant dans le contexte plus général des travaux initiés il y a une trentaine d’années par le professeur Jacques Benveniste (1935¬2004) portant sur ce qu’il avait lui¬même appelé “la mémoire de l’eau”.
    Les ondes électromagnétiques sur lesquelles travaille l’équipe du Professeur Montagnier sont émises dans le domaine des très basses fréquences, donc de faible énergie. Différentes expériences reproductibles, qui seront présentées lors du colloque, montrent que ces ondes peuvent jouer un rôle important dans le pouvoir pathogène des microorganismes ¬ virus et bactéries ¬ ainsi que dans des phénomènes physiologiques comme la différenciation des cellules¬souche dont parlera le Professeur Carlo Ventura.
    Les faits expérimentaux tout à fait reproductibles seront exposés par les deux biologistes participant à ce colloque. Par ailleurs, il apparaît que l’eau est un médiateur important dans la transmission de l’information moléculaire, comme, par exemple, celle portée par l’ADN. Pour réaliser de telles transmissions, l’eau est capable de générer des structures organisées qui sont elles¬mêmes émettrices de signaux électromagnétiques. Travaillant à partir des concepts élaborés par les physiciens italiens Giuliano Preparata et Emilio Del Giudice, deux physiciens, Marc Henry et Giuseppe Vitiello expliqueront en quoi les apports de la physique quantique permettent d’élucider ces phénomènes mystérieux. Ils dévoileront en particulier ces nouveaux champs de recherche que sont les domaines de cohérence activant les molécules d’eau. L’interdisciplinarité (physique/biologie) est un message majeur de ce colloque.
    Conscients des réactions critiques suscités par ces travaux dans une partie de la communauté scientifique, les promoteurs de ce colloque souhaitent communiquer leurs résultats avec la plus grande rigueur de manière à ce qu’ils soient enfin soumis à une discussion aussi large et pluridisciplinaire que possible. Ces données leur semblent d’autant plus importantes qu’elles viennent enrichir les immenses acquis de la biologie moléculaire, laissant entrevoir la mise au point de nouveaux modes de transmission des messages génétiques (transmission, transduction, téléportation, etc.).
    Animé par Franck Nouchi, journaliste au Monde, un débat, auquel participeront notamment les professeurs Montagnier et Villani, viendra clôturer ce colloque.
    Discours d’ouverture par John Crowley, Chef de la section, Recherche, politique et prospective, UNESCO Présentations par :
    Giuseppe Vitiello, Professeur de physique théorique, Université de Salerne : « Une approche du vivant par les champs quantiques : pourquoi des champs? Pourquoi le quantique ? »
    Marc Henry, Professeur de chimie moléculaire à l’Université de Strasbourg : « Eau, électromagnétisme et cohérence quantique »
    Luc Montagnier, Lauréat Prix Nobel de Physiologie ou Médecine 2008 : « Transmission numérique de l’ADN bactérien dans des cellules vivantes »
    Carlo Ventura, Professeur de biologie moléculaire à l’Université de Bologne : « La voix des cellules souches : vibrations mutantes et médecine régénératrice »
    Cédric Villani, Professeur de l’Université de Lyon, Directeur de l’Institut Henri Poincaré : « Mémoire, oubli, et reproductibilité : regard extérieur sur une controverse jamais élucidée »
    Modérateur : Frank Nouchi, Le Monde

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=cocculus++nanoparticles

    Neuroscience. 2013 Dec 3;253:1-8. doi: 10.1016/j.neuroscience.2013.08.021. Epub 2013 Aug 22.
    Plant-derived nanoparticle treatment with cocc 30c ameliorates attention and motor abilities in sleep-deprived rats.
    Zubedat S1, Freed Y, Eshed Y, Cymerblit-Sabba A, Ritter A, Nachmani M, Harush R, Aga-Mizrachi S, Avital A.
    Sleep is an essential physiological process that underlies crucial cognitive functions as well as emotional reactivity. Thus, sleep deprivation (SD) may exert various deleterious effects. In this study, we aimed to examine the adverse behavioral and hormonal effects of SD and a potential treatment with Plant-derived nanoparticle treatment – cocc 30c. The study was a 4-arm trial with randomization and double-blinding of verum and placebo treatments. SD was induced by using the Multiple Platform Method for 48 h. The effects of SD were evaluated behaviorally (pre-pulse inhibition (PPI), startle response and rotor-rod) at baseline as well as at 6, 12, 24h, and 14 days post deprivation. cocc 30c treatment was administrated Per Os every three hours starting immediately after baseline tests and for a period of 24h. On day 14, blood samples were taken and serum levels of corticosterone, testosterone, serotonin and leptin were tested. We found that cocc 30c improved PPI 12 and 24h post deprivation, likewise, cocc 30c improved motor learning. On day 14 SD led to increased startle response that was ameliorated by cocc 30c. Likewise, SD led to increased levels of corticosterone and serotonin while decreasing testosterone and leptin. Interestingly, cocc 30c treatment has moderated these hormonal alterations. We conclude that the treatment with cocc 30c recovers both short-term behavioral and the long-term hormonal modulations following SD.
    Copyright © 2013 IBRO. Published by Elsevier Ltd. All rights reserved.
    KEYWORDS:
    5-HT; 5-hydroxytryptamine; ANOVA; D1R; ITI; Inter-Trial-Interval; MPM; Multiple Platform Method; PPI; SD; analysis of variance; attention; cocc 30c; dopamine receptor1; hormones; motor learning; nanoparticles; pre-pulse inhibition; sleep deprivation

    https://www.researchgate.net/publication/47532891_Extreme_homeopathic_dilutions_retain_starting_materials_A_nanoparticulate_perspective
    Extreme homeopathic dilutions retain starting materials: A nanoparticulate perspective
    Prashant Satish Chikramane
    1
    , Akkihebbal K Suresh
    1,2
    , Jayesh Ramesh Bellare
    1,2,
    *
    and Shantaram Govind Kane
    1,
    *
    1
    Department of Chemical Engineering, Indian Institute of Technology (IIT), Bombay, Adi Shankaracharya Marg, Powai,
    Mumbai 400 076, Maharashtra, India
    2
    Department of Biosciences and Bioengineering, Indian Institute of Technology (IIT), Bombay, Adi Shankaracharya Marg,
    Powai, Mumbai 400 076, Maharashtra, India

    • Sí, pero todas esas referencias provienen de investigación básica. Ni una sola es un estudio de efecto terapéutico. Del mismo modo que no recomiendo un tratamiento convencional solo porque lo han probado en ratones y funciona, tampoco lo hago con la homeopatía. Desde la investigación básica (tan básica como los intentos de demostración de la factibilidad física de uno, que no todos, de los principios de la homeopatía) a su aplicación terapéutica va un trecho muy largo. Si en 5 o 10 años, aparecen estudios de buena calidad que demuestran que un determinado tratamiento homeopático es mejor que placebo en una determinada condición clínica, seré la primera en cambiar de opinión ( del mismo modo que lo he hecho, y con frecuencia, con los tratamientos convencionales a medida que aparecen nuevas evidencias de su utilidad o de su inutilidad). Pero ahora y después le exigiré a los tratamientos homeopáticos la misma ciencia que exijo a los tratamientos convencionales: primero, demostrar que tienen beneficio; segundo, demostrar que ese beneficio supera los riesgos de su aplicación; tercero, que lo hacen a un coste menor que otras alternativas de igual efectividad (al menos cuando el coste repercute en toda la sociedad). Mientras la homeopatía no sea capaz de cumplir esas condiciones, no la consideraré útil para mis pacientes y, por tanto, no la voy a recomendar ni a defender.
      Tengo la impresión de que te estás molestando mucho en intentar convencerme. Si es para mí, ya he dejado claro cuáles son mis condiciones para convencerme (que no son diferentes de las que exijo a cualquier empresa farmacéutica cuando me llega información de sus productos). Si es a mis lectores, no me preocuparía mucho, salvo por esta entrada que parece haber causado furor, no me lee mucha gente. En todo caso, el ejercicio del debate y la argumentación sin descalificaciones personales, casi perdido en nuestra sociedad actual, es siempre positivo para todos.
      Sin embargo, reconozco que hay algo de la práctica de los médicos homeópatas que siempre me pareció interesante: tienen por costumbre y obligación (siempre hablando de la generalidad) escuchar a los pacientes. Y ese hábito, en mi opinión, es de lo más importante que un médico puede ofrecer a sus pacientes. El problema surge con la terapéutica posterior que utiliza (y esto es también aplicable a muchos médicos bienintencionados de la medicina convencional). Pero una cosa sin la otra deja la práctica clínica demasiado coja como para considerarla adecuada. Como diría un romántico de la medicina: ciencia y arte, pero nunca ciencia o arte.

      • “Si en 5 o 10 años, aparecen estudios de buena calidad que demuestran que un determinado tratamiento homeopático es mejor que placebo en una determinada condición clínica, seré la primera en cambiar de opinión ”

        No necesitas esperar 5 o 10 años. Algunos de estos estudios de “buena” (sea lo que sea) calidad ya existen.

        http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S030121151730060X

        http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1475491615000090

        • Hola, gracias por el comentario, has despertado mi curiosidad (sobre todo porque ya no esperaba ningún comentario más en este post), así que me he descargado los dos artículos que mencionas.
          Efectivamente, la calidad metodológica de los dos artículos es alta. Tanto que no he podido evitar leer con atención los resultados. Que se empiecen a publicar ensayos clínicos de buena calidad en homeopatía es una buena noticia. Es un buen comienzo.
          Sin embargo, los resultados no dan para las campanas que alguno de los autores reclama en sus conclusiones (véase Monteiro Siqueira (2016) reclamando que se dé tratamiento homeopático preventivo para la gripe a todos los niños en Brasil).
          Analizando los resultados me llaman la atención algunas cosas:
          – En el artículo sobre endometriosis (Zulia Teixeira, 2017), artículo recién salido del horno:
          Los criterios de inclusión son tan estrictos que, de entrada, los resultados son difícilmente generalizables a la población habitual diagnosticada de endometriosis.
          La presentación de resultados, en mi opinión, adolece de falta de transparencia (lo que no invalida los resultados pero me deja en la duda de que pueda haber algo de ingeniería estadística para obtener lo que se busca). Por ejemplo, afirma que las características nasales fueron “broadly similar”, pero no da un medida estadística. Por ejemplo, no sé si el hecho de que en el grupo de intervención haya un 5% más de pacientes en tratamiento hormonal es significativo y podría influir en la evolución posterior de las pacientes (dado que no se puede cambiar el tratamiento durante el periodo de estudio).
          Otra cuestión es que no presentan los resultados finales en una tabla, lo que excluye la posibilidad de que el lector haga comparaciones adicionales o compruebe esos resultados. Las gráficas son muy bonitas pero no son suficientes. No hay un anexo con esos datos (en el caso de que sobrepasara la disponibilidad de espacio de la revista)
          Me pregunto por qué han hecho el análisis comparativo entre el principio y el final de cada grupo y no han comparado la situación final entre ambos grupos. Si no hay diferencias nasales, es posible que , a pesar de que el grupo intervención tiene un cambio significativo en su evolución, siga sin haber diferencias significativas al final entre los dos grupos. en el apartado de MyM indican que harán comparación entre grupos, pero eso no aparece luego.
          Resulta llamativo que, a pesar de la aleatorización, el grupo intervención esté peor de inicio en casi todas las variables (y que solo muestre mejoría significativa en variables de las que parte en desventaja). Como no sabemos si esa diferencia era o no significativa de entrada, no puedo valorar más allá. Pero es, cuando menos, llamativa.
          Para el final, dejo la estadística. ¿Por qué habiendo formas simples de comparar (t-Student para grupos pareados (antes-después) y t-Student para grupos no pareados, o su equivalente no paramétrico) recurre a análisis de difícil comprensión para el lego? Tampoco lo explica.
          – En el artículo de Monteiro Siqueira (2016), que es parte de su tesis doctoral (que puedes leer aquí), igualmente muy bien planteado metodológicamente, hay también algunas sombras en los resultados:
          En el protocolo del estudio (lo puedes leer mejor en la tesis completa) refiere que va a medir no solo ocurrencia de episodios, sino también severidad y duración de los episodios. Sin embargo, ni en uno ni en otro documento, da ninguna idea de qué pasó con esa medida. ¿Es que los resultados no fueron los esperados? No lo sabemos. Tampoco sabemos cuántos de los niños requieren atención sanitaria por los episodios.
          Me llama la atención (y la autora no menciona nada en la discusión, por lo que no sé si no se ha dado cuenta) que la frecuencia de episodios de infección respiratoria previa a la intervención en el grupo placebo es claramente diferente a la que le aparece tras la intervención. Si se supone que los niños han recibido un placebo, ¿no debería existir similitud entre la frecuencia previa y la frecuencia posterior a la intervención? ¿Tiene efecto perjudicial el placebo administrado? Sin ser algo especialmente relevante al hacer comparaciones entre grupos, sí que deja una duda que hubiera sido bueno abordar en la discusión de los resultados.
          Otra cosa que me llama la atención es el uso de test no paramétricos con muestras relativamente grandes (más de 100 en cada grupo). Como no explica por qué lo hace (cuando el estándar habitual es usar test paramétricos para el análisis de este tipo de resultados), me sigue dejando un poso de miedo a la “ingeniería estadística”
          Que el resultado sea prometedor no implica, en ningún caso, que esté demostrado que sería una buen medida de salud pública. No solo faltan algunos ensayos extras, sino que además no tiene ninguna evaluación de eficiencia que demuestre que es mejor hacer algo que no hacerlo (al fin y al cabo estamos hablando de procesos generalmente banales) y que el coste de hacer algo compensa el coste de las consecuencias de no hacer nada.

          En fin, como ves, he leído atentamente los estudios que referencias. Creo que son un punto de partida prometedor (especialmente en lo referente al uso de rigor metodológico) pero, en ningún caso, son aún suficientes para justificar la recomendación del uso de homeopatía en estos dos procesos concretos (cuánto más del uso generalizado de la homeopatía). Espero que lleven a más estudios y ya veremos. Eso sí, hay que recordar que la demostración de eficacia y efectividad en una enfermedad concreta no justifica el uso en cualquier otra enfermedad o en pacientes con características diferentes de las incluidas en los ensayos (como ocurre con cualquier otro medicamento).
          Saludos,
          Mariola

          • Todo tu comentario me pareció excelente, no hay ningún estudio perfecto (o al menos no conozco uno). Algunos apuntes:

            1. ¿Puedes indicar cuál es el corte preciso para tener una prueba de eficacia suficiente?

            2. En el caso del estudio de Zulian Txeira, lejos de tus buenos apuntes sobre hacer estudios con otro tipo de test estadísticos, me parece que tu crítica de:

            “Los criterios de inclusión son tan estrictos que, de entrada, los resultados son difícilmente generalizables a la población habitual diagnosticada de endometriosis.”

            Justamente les das la razón, el estudio fue con homeopatía clásica, así que de ahí no puede haber una generalización hacía la población, sino que depende de las premisas iniciales aplicando el principio de semejanza en individuos sensibles, Txeira da referencias sobre esto, por eso la selección fue tan estricta.

            3. El estudio de los brasileños no veo que sea un problema banal, en todo caso el uso de medidas preventivas para el resfriado común es innegable, y más cuando la eficacia de la vacuna para prevenir la gripe deja mucho que desear (no afirmó que no sea efectiva en ciertos casos). Un estudio posterior debería subsanar lo que comentas (eso espero).

            4. En cuanto a tu crítica de

            “¿Por qué habiendo formas simples de comparar (t-Student para grupos pareados (antes-después) y t-Student para grupos no pareados, o su equivalente no paramétrico) recurre a análisis de difícil comprensión para el lego? ”

            Es muy simple, los autores están advertidos del “escepticismo” que suele habitar en las publicaciones y por eso usaron pruebas más rigurosas.

  10. He puesto que es una pequeña muestra , porque de estos estudios se nos achaca a los homeópatas que no existen. Te recomiendo la visita http://homeopathyeurope.org/, donde puedes revisar todo tipo de estudios. Y además no te das cuenta que si revisásemos la investigación de la medicina convencional cuantos estudios independientes de laboratorios hay?. Cuantos estudios de investigación se han avalado , se les ha dado el visto bueno y a la postre ha habido que retirar esos medicamentos. Que clase de ética existe cuando han muerto ya personas o se han enfermado. pero vale es el precio vamos hasta a aceptarlo, pero y el fraude y todos esos pacientes que confiaban en esa investigación científica. No tengo tiempo ni ganas la verdad de poner todos los fraudes en investigación. que cada día salen a la luz. La evidencia de la curación con homeopatía no es una muestra???. La OMS en el estrategias recomienda el uso de las medicinas tradicionales, y se acepta como resultado que prueba la eficacia de una disciplina, la presentación de casos curados y para eso no hay mas que revisar la literatura homeopática. Previamemnte citas un articulo de la revista homeopathy , pero esa misma revista publica, casos y evidencias . Seria bueno que lo mismo que se citan unos se citen otros. No creo que en medicina convencional todos los estudios den evidencias. No veo el cuestionamiento. Evidentemente falta mucho por investigar , solo faltaría que estuviese todo dicho. Pero el avance en investigación homeopática es exponencial.. Se entra en esta contradicción de primero pedir que se presenten estudios y cuando se presentan …ah pero estos no , tenéis que presentar los otros. Oye pero mira si ya los presentamos …ya pero estos no valen…Pero porfavor.
    No se si en la OMs hay algún descerebrado para pedir lo que dice en este documento la OMS http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/95008/1/9789243506098_spa.pdf

    Y los organismos europeos, el plan Bolonia recomienda que se impartan conocimientos sobre estas materias y de hecho hay Universidades donde en el segundo ciclo de la carrera y como asignaturas de libre configuración se imparte a los alumnos una asignatura con formación en estas disciplinas.
    Claro que no me cabe duda que los argumentos pueden ser que las universidades carecen de seriedad…bueno puede ser a las pruebas me remito. Pero hay un tufo muy patente.
    La homeopatía ha demostrado sobradamente con resultados su eficacia, solo algún ejemplo y digo algún ejemplo, puedes revisar la literatura, por citar a médicos españoles actuales. Médicos con su especialidad medica científica reconocida y trabajadores del SNS en servicios de reconocido prestigio
    http://www.elsevier.es/es-revista-revista-medica-homeopatia-287-articulo-neumonia-grave-tratada-con-homeopatia-13190823. Neumonía grave tratada con homeopatía en un servicio de urgencias hospitalario. Relación coste-beneficio.
    http://www.elsevier.es/es-revista-revista-medica-homeopatia-287-resumen-tres-casos-esclerosis-multiple-tratados-90200699
    Tres casos de esclerosis múltiple tratados con homeopatía con potencias LM como alternativa al tratamiento con interferón. Relación coste-beneficio
    Pedro Luis Rocamora Jover a, Arturo José Botella Ortiz b
    a Servicio de Urgencias, Hospital Marina Baixa de Villajoyosa,, Benidorm, Alicante, España Máster de Homeopatía por la Academia Médico Homeopática de Barcelona
    b Universidad de Murcia
    Este medico ha presentado en diversos congresos, casos de pacientes con patologías graves curadas.
    No creo que tengamos que estar presentado estas evidencias , que están al alcance de todos en un mundo internautico como el actual. Lo mismo que se plasman las no evidencias, hay que ser objetivo e imparcial y sacar las evidencias. Al menos tener la mente de un verdadero científico sabiendo que en ciencia todo se va descubriendo cuando hay hechos que lo demustran. En el momento en que podemos disponer por el avance de la tecnología de los instrumentos para avanzar.

    ORACION DE MAIMONIDES
    Que pueda hoy descubrir en mi saber cosas que ayer no sospechaba, porque el arte es grande pero el espíritu del hombre puede avanzar siempre más adelante.

    Enfín no conozco una caza de brujas mayor, habiendo tantas razones para meterse de lleno a mejorar el sistema, ojala todos los que invierten tanta energía en descalificarnos inviertieran la mitad de la energía en depurar el sistema.

    • Bueno, está claro que ambas utilizamos criterios diferentes para considerar algo como prueba de validez científica. Tú misma destacas los errores de la ciencia (sean fraudes, sean conflictos de interés; ambos problemas potenciales de toda la investigación, sea sobre la medicina convencional como sobre la homeopatía) pero das una alta validez a la exposición de casos (series cortas). En ese sentido también das valor de evidencia científica a decisiones políticas (como el plan Bolonia, por ejemplo).
      En cuanto al documento de la OMS que citas, es bastante genérico en lo que denomina Medicinas tradicionales y complementarias. Y en las página 46-48 enuncia como línea estratégica la necesidad de investigar de modo adecuado la efectividad y riesgos de estas prácticas (incluyendo la evaluación de la publicidad que se les da para que sea adecuada al conocimiento real que hay sobre ellas). De todas formas, si aplicas tus propios criterios (no fiarte de fuentes, como la investigación biomédica, que han tenido episodios de fraude o prácticas dudosas), la OMS (especialmente después de la gestión de la gripe A) tampoco sería una fuente suficientemente fiable para ti.
      La cuestión final tiene que ver con el modo de escoger qué es y que no es evidencia. Puedes decidir primero cuales son los criterios de evidencia y luego evaluar los resultados que ofrece (estén a favor o en contra de lo que fuera previamente tu opinión) o puedes decidir considerar como evidencia solo lo que informe a favor de tu opinión. La primera opción siempre deja la puerta abierta a cambiar de opinión en base a nuevas pruebas, la segunda, no ( en eso tengo mucha ventaja, yo podré cambiar de opinión sin dinamitar mis opiniones actuales ni desdecirme).
      En cuanto a tu acusación de estar inmersa en una cruzada: yo no tengo ninguna cruzada contra nada ni nadie. Me limito a opinar (afortunadamente vivo en un sistema que aún me lo permite) sobre temas diferentes. El objetivo inicial de la entrada que escribí era criticar el uso erróneo de las palabras ciencia y pseudociencia en la forma que se estaban aplicando a la medicina. Quienes habéis convertido esta entrada en un debate sobre la homeopatía habéis sido los homeópatas. Dado lo que escribí podrían sentirse igualmente ofendidos los médicos convencionales al negarles que la medicina es una ciencia, o los acupuntores o cualquiera. De todas formas me ha servido para leer material que no me había planteado leer previamente (así que he aprendido más). No me parece honesto clasificar a las personas en “conmigo o contra mí” descalificando las opiniones de quienes no opinan como tú mediante la etiqueta “tienes una cruzada (término con connotaciones casi violentas) contra nosotros”. Del mismo modo que lo he hecho yo, tú puedes crear tu propio espacio en internet para publicar tus argumentos y motivaciones. E incluso puedes acceder y opinar en las páginas en las que efectivamente se han puesto en marcha campañas contra la homeopatía y otras medicinas complementarias, en lugar de convertir esto en una lucha personal contra mí y mis opiniones, como si convencerme a mí fuera a suponer un triunfo de algún tipo.
      En fin, gracias por tu interés en mantener este debate, pero para mí está agotado. Me gusta dedicar tiempo a temas diferentes y especialmente los relacionados con las humanidades médicas (que es, al fin y al cabo, la intención de este blog).

  11. Disculpa y será la última entrada que haga, pero solo por aclarar que en ningún momento iba dirigido hacia ti el comentario de la caza de brujas , ni la cruzada. me parecen muy enriquecedoras todas tus aportaciones de las que he aprendido mucho
    Gracias de verdad

    • Gracias a ti. Y disculpa por malinterpretar tu comentario. Ha sido un ejercicio muy estimulante. Serás bienvenida a cualquier otro debate.

  12. Hola, me ha parecido bastante tu artículo y me identifico con algunos de tus criterios, sin embargo, considero que al decir que si los organismos oficiales están sustentados por dinero público debería ser el público el que decida en que se gasta y que la decisión sea política y social y no científica ni filosófica, se comete un error. En un contexto de recursos finitos, donde la sanidad pública se debe enfocar en obtener resultados en salud de una manera eficiente, creo que la mejor manera de sostener una decisión política y/o social de gasto en el campo de salud es que esta tenga un fundamento científico fuerte que la respalde. Así por ejemplo, independientemente de que si como tú dices un paciente desde su autonomía decide “curarse” el Cáncer con homeopatía o con la última innovación, no se justificaría desde mi punto de vista que se paguen con dineros públicos estas terapias si no han demostrado ser al menos igual de eficaces que el fármaco de referencia.

    • Hola, ante todo gracias por la reflexión. Lo que mencionas, que el criterio para decidir qué debe y qué no debe ser pagado por el dinero público debe ser el criterio científico es, en sí mismo, una decisión no científica sino política (entendida la política como el ejercicio de una actividad en el ámbito del poder público). Es precisamente la elección de los criterios para fundamentar el gasto público lo que es una decisión que debe ser tomada de forma pública y colectiva (decisión social y política). Puede ser que a ti, o a mí, el criterio de cientificidad sea adecuado y suficiente. Para otros, el criterio para determinar si una política pública es adecuada o no es su ajuste a determinadas morales o religiones. Para otros predomina el respeto al individuo por encima del colectivo, etc. Pero eso se resuelve en democracia mediante mecanismos democráticos.
      Imponer el criterio de “científico” no deja de ser autoritarismo (por muy positivo que sea desde nuestra perspectiva o muy buenas sus consecuencias). Baste recordar “Un mundo feliz” de Huxley. En una sociedad democrática debe ser la misma sociedad la que decida (soberanía popular). Eso sí, sabemos y debemos transmitir, que dado que estamos en un contexto de recursos finitos, cada decisión de hacer supone una decisión de no hacer. Por lo tanto, si la sociedad decide que la homeopatía debe ser financiada, no creo que me corresponda criticar esa decisión. Pero es importante saber que eso supone dejar de hacer o pagar otras cosas que, llegado el caso pueden ser importantes para algunas personas (incluso las personas que apoyan la homeopatía).
      Creo sinceramente que es importante saber que nuestro papel como médicos nunca debe ser imponer una forma de vivir o un sistema moral. Creo que debemos tener cuidado con el uso que damos al poder que tenemos (poder en el sentido foucaldiano, el poder que surge de las relaciones y de la capacidad de definir lo que es adecuado o no).
      Otra cosa diferente es el modo en que, dentro de nuestro propio colectivo (el médico), definimos lo que consideramos correcto o no (código deontológico, sistema de valores interno, etc.). Eso sí que nos corresponde (siempre teniendo en cuenta la democracia interna). Pero es algo que nos imponemos a nosotros mismos, no al resto de la sociedad.

      • Gracias por tu respuesta, la retroalimentación con alguien que tiene argumentos claros como tú siempre me será positiva.

        • Estoy convencida de que no tengo respuestas. Escribir, debatir, tener la necesidad de argumentar por escrito es un ejercicio de aprendizaje personal. Así que con todos estos intercambios yo soy la que más gano. Gracias.

  13. Entre otras cosas me faltó poner un comentario respecto de tu posición..

    Primero:
    1. Afirmas que la medicina no puede ser ciencia o seudociencia-
    2. Intentas defender tu postura mediante la experimentación y la formulación de hipótesis.
    3. Defines que la medicina es una práctica que no es ciencia pero tiene detrás de sí una ciencia médica.

    Me parece que tu postura no es coherente, es como dijeras que un físico no hace ciencia porque tiene una ciencia física detrás. Cuando este físico bien podría argumentar que él no hace ciencia porque también tiene aspectos cualitativos y subjetivos. En realidad, el médico hipotetiza en su práctica a partir de sus conocimientos para realizar un diagnóstico, justo lo mismo que comentas. Y el médico homeópata hace un diagnóstico igualmente basado en el cuadro clínico, pero además tiene que hacer un diagnóstico mucho más individualizado, no por eso la primera visita les toma tanto tiempo y no es porque quieran consentir al paciente es su herramienta.

    Segundo:
    Afirmas que la homeopatía no es seudociencia, pero a su vez no es ciencia. Se supone que la seudociencia es la que se etiqueta como ciencia sin serlo, y la homeopatía se etiqueta como ciencia. Ahora falta ver que criterio aplicas para considerarla como tal. Comentas que las no ciencias son aquellas que “voluntariamente, excluyen recurrir a cualquier conocimiento procedente de la ciencia”. Sin embargo, a partir de los comentarios de arriba te han puesto varios estudios donde no se aprecia ninguna exclusión del conocimiento científico, al contrario, hay una visible mejora en método y técnicas, incluso el estudio de la estructura del agua no sólo beneficia a la medicina homeopática, sino a bastantes áreas en biotecnología y procesos industriales, agricultura y ganadería.

    Tu otro criterio: “La cuestión es que estas prácticas no aplican ese conocimiento en su día a día”. En realidad dudo que lo sepas, habría que ver si lo hacen y en qué países. Lo mismo podrías aplicar a profesionales que no aplican sus conocimientos universitarios y no por eso concluyes que no tengan una formación científica o técnica.

    Tercero:
    Afirmas: “¿hay que luchar por la prohibición de estas prácticas por corromper el cuidado de la salud? A esta pregunta no se puede contestar desde la medicina, y ni siquiera desde la filosofía.”

    No es tanto que quieras luchas porque se prohíban, el caso es que lo están haciendo con elementos muy cuestionables como los argumentos de Baos o Plaza que cuando se analizan seriamente no tienen ningún soporte. La pregunta debería ser, ¿es ético que el seudoescepticismo inste a una caza de homeópatas con base a argumentos emocionales y tergiversaciones? ¿no debería haber consecuencias para estros grupos de presión mayormente no conformados por médicos o son impunes?

    Cuarto:
    Supones que “nuestras recomendaciones se basan en teorías no aceptadas por la ciencia contemporánea”. El problema es que lema se repite en varios lados, e incluso algunos informes como el de la Federal Trade Comission (FTC), sin justificarse. La aceptación de una teoría no es como defienden los Poppers, que basta con falsarse, depende de quién tiene más poder. Por mucho que existen pruebas de buena calidad (de nuevo, no sé que sea eso pero los autores difieren en su definición), no se aceptan más que por estratagemas que parecen lógicos, pero con una visión más crítica no son más que falacias de razonamiento. Muchos repiten que la memoria del agua contradice todas las leyes de la física, la química y la biología, pero no hay ninguna demostración de eso. Otros repiten que sólo contradice alguna, no mencionan el listado exhaustivo de esto y se contentan con la segunda y tercera ley de la termodinámica o con la constante de Avogadro, sin que eso tampoco lo prueben.

    Quinto
    Admites que “Descalificar, ridiculizar, estigmatizar… a las personas que practican o eligen someterse a esas prácticas es algo diferente y no creo que deba tener cabida en la discusión.” El hecho es que si no lo haces, Baos y Plaza sí lo hacen, incluso censura comentarios cuando no les gusta que los critiques, eso no es una postura de pensamiento crítico, por eso no me sorprende que Gervas y otros lo tengan enfilado. Incluso algunos de ellos amenazan de muerte (tengo varias capturas), tergiversan y se burlan de investigadores cualificados. Eso no sólo no es ético, es un acto de acoso masivo y criminal, y los seudoescépticos como el grupo “farmaciencia” que dependen de lobbies bien reconocidos en España como ARP-SAP y Círculo “Escéptico” requieren ser ampliamente investigados por el gobierno pero con investigadores independientes. No se puede justificar la mentira y la tergiversación consciente, se debe denunciar en distintos medios.

    Nota. No afirmo que tú seas una de estos grupos, pero me parece relevante destacar estos elementos.

    • Hola,
      veo que te has tomado como una tarea ineludible convencerme o rebatirme. Realmente, en este momento de mi vida no puedo detenerme demasiado a contestar con detalle todos tus comentarios (y no es porque no disfrutaría con ello) porque tengo en marcha dos proyectos absorbentes y uno de ellos está aprendiendo a caminar y correr, y no puedo dedicar demasiado tiempo a otras cosas. Leer los artículos que reseñaste fue muy fácil, es algo en lo que tengo mucha práctica; pero, ponerme a ver videos o artículos sobre conceptos físicos me lleva muchísimo más tiempo porque tengo que ir buscando mucha información complementaria para poder hacer una opinión crítica. Así que solo voy a contestar lo que no me supone más tiempo que la escritura.
      1.- Sobre la estadística: cuando un problema es simple (en este caso, comparar si el resultado final es mejor en un grupo que en otro) hay que usar estadística simple. Si no lo haces, pueden existir dos razones: no lo sabes, o no te da un resultado satisfactorio. En el segundo caso sueles recurrir a técnicas complejas, porque al final, el estadístico te contestará lo que tú quieres si eres capaz de retorcerlo lo suficiente. Esto ocurre con muchísima frecuencia en estudios de fármacos y me sorprende que los homeópatas cojáis lo peor de la farmacología tradicional para justificar un tratamiento. El estudio en endometriosis no analiza si, al final del estudio, el grupo intervención está igual, mejor o peor que el grupo control. El análisis que hacen no dice nada útil.
      2.- Sobre criterios de eficacia: exijo los mismos que les exijo a cualquier fármaco. Si un fármaco tradicional se presentara con esos estudios, no lo usaría ni lo recomendaría. No sería ético hacerlo con un producto homeopático en las mismas condiciones ¿no te parece?. Eficacia es demostrar que es mejor que el placebo, e incluso que los tratamientos ya existentes en condiciones experimentales. Después de demostrar eficacia hay que demostrar efectividad (que hay resultados positivos en condiciones reales de práctica) y luego que hay eficiencia (que hacer esto es más barato que hacer otras cosas igualmente eficaces). Por supuesto, antes de la eficacia hay que demostrar seguridad.
      3.- Sobre el estudio preventivo. Lo que han medido son “episodios febriles”, de ahí a decir que previene la gripe, va un trecho. En esas edades, existen múltiples causas de procesos febriles que no son producidos por el virus de la gripe. Por lo tanto, si quiere demostrar eso tendrá que hacer algún estudio más con confirmación diagnóstica. Y no, no toda medida preventiva es justificable (lo de “más vale prevenir que curar”, es un dogma o una creencia, de difícil demostración empírica general). Se debe prevenir solo cuando el beneficio es mayor que el riesgo. Aplicar un fármaco (Sea homeopático o no) a un montón de gente sana para que nos pocos no tengan una enfermedad requiere aún más pruebas científicas que aplicar un tratamiento a personas enfermas que buscan beneficiarse individualmente de él. En ese estudio hay preguntas sin responder, preguntas que la investigadora se hizo en su protocolo y de las que luego no da cuenta, como el número de episodios graves evitados. Y preguntas que ni siquiera se hace, como el hecho de que el grupo control tenga un peor comportamiento que el año previo, cuando se supone que no se ha hecho nada con ellos. Por eso me parece que concluir recomendando la extensión del tratamiento a toda la población es, cuando menos, irresponsable. Por cierto, no he entendido bien la parte de creación del fármaco (¿significa que ellos son los dueños de la patente? Sería un serio conflicto de intereses pedir que te compren tu fármaco, ¿no crees?).
      4.- Sobre mi visión de la medicina: para mí (y para otros que no tengo tiempo ahora de referenciar), la medicina es una práctica. Yo en la consulta no aplico el método científico a cada paciente. Pero sí intento aplicar el conocimiento obtenido mediante el método científico a cada paciente. Yo creía que los homeópatas hacían una práctica cercana a la clínica, pero si tú dices que hacen ciencia, es decir, que aplican el método científico a cada paciente (con todo lo que eso conlleva) supongo que también cumplirán con todos los requisitos que exige la ley cuando pones a un paciente como sujeto de experimentación. Para ponerlo en simple, utilizaré un símil. El arquitecto no hace ciencia cuando diseña un edificio. Pero si no hiciera uso del conocimiento científico y tecnológico, probablemente no recibiría muchos encargos (sus casas se caerían o serían inhabitables). Cuando hablo de ciencia médica, no me refiero al trabajo clínico con pacientes, sino al trabajo científico que hacen personas (en general no clínicas, aunque muchos compaginan ambas tareas) para encontrar, mediante la aplicación del método científico, respuestas a preguntas que surgen de la práctica médica (como ¿este tratamiento B es mejor que el A que se lleva usando años?).
      Si la homeopatía está empezando a usar el método científico para probar sus tratamientos (que no es una validación de la homeopatía en general, sino de cada tratamiento en particular), a mí me parece perfecto. Pero lleva muchos años de retraso respecto a la medicina, que empezó a probar científicamente sus tratamientos a mitad del siglo XX. Así que tiene mucho trabajo por delante. No puede esperar tener resultados con unos pocos estudios en unos pocos años.
      5.- No pertenezco a ninguna asociación de las que mencionas. Igual lo que pasa es que tienes una cruzada con cualquiera que pueda parecer que no apoya incondicionalmente la homeopatía (y por eso has recuperado este post tan antiguo).Pero si tu problema es con esos grupos deberías debatir con ellos, no conmigo. No creo que ellos me lean. Mis opiniones son mías (y mis dudas también).
      6.- Y, hablando de transparencia, no he visto que te presentaras en ninguno de tus comentarios. Me resulta incómodo debatir con alguien que ni siquiera da un nombre.
      En fin, me disculparás, pero si deseas continuar con este debate, te pido que esperes a octubre. Para entonces espero recuperar algún tiempo para ello.
      Buena semana,
      Mariola

      • 1.- El problema es que no tienes pruebas de que hayan retorcido los resultados. Por otro lado, justamente muchos de los críticos de la homeopatía creen que usar técnicas más sencillas es un aspecto criticable de la homeopatía, ¡pero si usan técnicas más complejas también lo es, quién los entiende! Por ende, tu argumento no tiene sentido porque intentas esgrimir una falacia tu quote sin aportar pruebas. Por ejemplo, el estudio en endometriosis se tienen que entender en el contexto de la homeopatía clásica. Si para ti “no dice nada útil” es como si comentaras que los estudios en ciencia básica no “dicen” nada útil porque seguramente no los has entendido (sin ofender). Francamente no veo ninguna crítica válida lejos de que especulas sobre supuestos resultados amañados.

        2. Los criterios de eficacia que exijas no están normalizados ni de lejos. Hace unos años la mejor prueba era un solo estudio controlado, con los años han comenzado a meter estudios simple, doble y triple ciego. Y la gran mayoría de fármacos en venta no pasan el doble ciego, o en su defecto no tienen respaldo por fabricación masiva de datos. De hecho no existe un criterio para indicar el tamaño mínimo de la muestra que sea “convincente”, todas las guías, incluso la Cochrante y ARMSTAR difieren con las del BMJ. Antes de exigir al vecino el mismo mantra primero deben limpiar su casa. Usted mismo definió su criterio:

        “Eficacia es demostrar que es mejor que el placebo, e incluso que los tratamientos ya existentes en condiciones experimentales.”

        Muchos homeopáticos han probado ser mejores que el placebo, por ende tu crítica a detalles estadísticos no vale salvo que puedas probarlo. La eficacia en la vida real no hay problema, la mayoría de estudios de cohortes los avalan. En cuanto a la seguridad, la mayoría de homeopáticos lo son, los pocos que pueden causar efectos secundarios son algunas bajas potencias y tinturas madre si no se usan con cuidado. Además, si un homeopático prueba ser mejor que el placebo pero menos eficaz que un convencional, se puede estimar que el homeopático se use porque causa menores reacciones adversas, lo que en relación riesgo-beneficio puede superar al “convencional”.

        3. Lo que no es adecuado es afirmar que la homeopatía no es ciencia porque aplicas criterios vagos y desconoces la discusión epistemológica. Gadamer, por ejemplo, no aborda nada esto y curiosamente es un autor posmoderno que bien te podría validar el curanderismo como ciencia.

        4. El estudio de prevención justamente mide episodios febriles tanto como lo hacen otros estudios del mismo tipo. La prevención sin exagerar es una medida importante, no veo ninguna crítica valida en tu comentario más cuando el estudio fue triple ciego y los estudios in vitro ya se han realizado.

        “Aplicar un fármaco (Sea homeopático o no) a un montón de gente sana para que nos pocos no tengan una enfermedad requiere aún más pruebas científicas que aplicar un tratamiento a personas enfermas que buscan beneficiarse individualmente de él.”

        Esto tampoco es una crítica metodológica, es un intento de salirse por la tangente.

        “En ese estudio hay preguntas sin responder, preguntas que la investigadora se hizo en su protocolo y de las que luego no da cuenta, como el número de episodios graves evitados. Y preguntas que ni siquiera se hace, como el hecho de que el grupo control tenga un peor comportamiento que el año previo, cuando se supone que no se ha hecho nada con ellos.”

        No, la tesis de la autora es sobre el estudio in vitro, no sobre el estudio clínico. Además, toda investigación tiene pregunas que el autor no se hace, y no por eso descartas un estudio, si acaso se pueden hacer sugerencias. No hay estudios perfectos.

        5. Estás usando apelaciones emocionales en lugar de argumentos. Tu crítica fue claramente que la homeopatía no tenía estudios controlados con placebo. Contrario a lo que afirmaste, los estudios sí existen. En lugar de cambiar tu punto de vista, por ética, intentas arrojar una serie de dudas metodológicas y estadísticas que una vez analizadas no refutan los estudios. Y además inventas que es una “irresponsabilidad” sin probar los daños que causen en el sistema público brasileño.

        6. “(¿significa que ellos son los dueños de la patente? Sería un serio conflicto de intereses pedir que te compren tu fármaco, ¿no crees?).”

        No lo son, el estudio se realizó por petición del ministro de sanidad español con fondos públicos.

        7. Eso de apelar a ley es muy típico en el discurso anti homeopatía. Se supone que estamos discutiendo sobre si es ciencia o no, no si determinadas leyes indican lo que debería ser.

        El arquitecto diseña pero no construye edificios, es el ingeniero civil el que aplica la ciencia de materiales y las matemáticas para poder planear la construcción de un edificio. Y son los obreros los que construyen el edificio. Tu simil es inadecuado, hay tantas definiciones de ciencia como quieras encontrarlas en libros de distintos autores. Un médico bien puede aplicar algún tipo de método científico cuando atiende distintos casos y formularse preguntas para solucionar el caso en dado momento que no exista una solución en la literatura, o en su defecto aplicar el conocimiento científico pudiendo corroborar lo que le indica
        la literatura o refutarlo momentaneamente.

        La homeopatía no está empezando a usar el “método científico”, hay documentos que corroboran que ellos lo usan desde mucho antes que sus pares clínicos. Incluso conceptos de higiene, salud mental y otros elementos que a los médicos les parecen modernos ellos ya los conocían mucho antes. La diferencia es que la medicina “convencional” comenzó a tener una escalada gracias a que eliminaron a sus competidores y no permitieron que se desarrollaran como estaba pasado en EEUU a principios del siglo XX. Pretender que estén al mismo nivel que ustedes en cuanto a investigación, pero al mismo tiempo acusarlos de no hacer investigación o intentar ridiculizarlos no es sólo es reprobable, refleja la mentalidad del médico, farmacéutico y científico más ortodoxo cuando ve amenazado su estatus, aunque vea fantasmas. Así que no se tratan de pocos estudios, teniendo en cuenta el limitado presupuesto de investigación comparado con el de otras ciencias, sino que muy posiblemente van a constituir la medicina del futuro donde irónicamente las ciencias físicas y químicas van a ser mucho más conectivas con las medicina, incluyendo aplicaciones en biotecnología, agricultura y veterinaria. Además, muchos estudios en ciencia básicas irónicamente son de mejor calidad que muchos estudios “convencionales”, tan sólo basta con mencionar que los “homeópatas” han hecho los primerios estudios con Resonancia Magnética Nuclear de Protón aplicando doble ciego. Ningún estudio que conozca sobre esta técnica ha aplicado el doble ciego, los físicos no lo hacen, los biólogos muy raramente.

        No tengo una “cruzada”, ¿por qué no pareces poner reparos en que Baos y Plaza sí la tienen?. No sólo los argumentos de ellos son defectuosos y falaces, sino que son mentiras que se pueden desmontar fácilmente. No me sorprende que lo único que les quede por hacer (a ellos, no a ti, aclaro) es acudir a los medios de comunicación e infundir miedo. No sólo tengo años debatiendo con esos grupos, ninguno de ellos se retracta de sus errores, ¿no se te hace raro eso? Sus “argumentos ” (de ellos) expiraron, no dan para más.

        No deberías tener problemas con mi nombre, me puedes llamar como quieras. Muchos periodistas usan seudónimos sin que la información que ellos provean sea necesariamente falsa.

        • En fin, no estoy segura de si no lees bien lo que escribo, no eres capaz de comprenderlo (que no significa compartirlo) o si simplemente te apetece retorcerlo (supongo que es el modo en que has decidido llevar esta cruzada por la homeopatía, que a mí me interesa poco, la verdad), así que no voy a gastar más tiempo en esto, ni en este debate. Ya he escrito mi opinión sobre los artículos, no aportas nada nuevo.
          Te invito a:
          – leer ( o mejor, estudiar) algo sobre lectura crítica de artículos científicos. Por ejemplo, “Como leer un artículo científico”, de Trisha Greenhalgh, o “Lectura Crítica de la Evidencia Clinica”, de Juan Cabello. Aunque si te sobra tiempo (como parece), puedes ir a los básicos: “Evidence-Based Medicine”, de Strauss et al, o “User’s Guides to the Medical Literature” de Guyatt et al.
          -si tanto te interesa la filosofía de la ciencia, además de leer a Gadamer, podrías leer también a Popper, Kuhn, Lakatos, Feyerabend (son buenas y entretenidas lecturas). Un buen resumen, ameno y asequible, es el que hace Alan Chalmers en “¿Qué es esa cosa llamada ciencia?”
          – Si quieres una reflexión larga sobre porqué la medicina es una práctica y no una ciencia, a mi me gusta “How Doctors Think” de K Montgomery.
          – También podrías aprender a leer comprensivamente y no a leer para extraer y tergiversar lo que otro dice.
          – Y, por supuesto, puedes hacer tu propio blog y escribir todas esas cosas. Si algún día me interesa el tema podré acudir a él.

          Finalmente, no tengo ningún problema con tu nombre, simplemente porque no lo conozco (y a mí no me gusta debatir con “fantasmas”). El problema de no saber quien eres es que no sé cuánto debo o no simplificar lo que escribo para que esté a tu nivel.
          Y si tu problema son Baos y Plaza, arréglalo con ellos. Desde luego yo no tengo problemas con ellos, yo opino lo mío, ellos opinan lo suyo y no discutimos.
          En fin, dado que esto es claramente una cruzada que tienes (no sé si contra mí o contra cualquiera que se atreva a no comulgar al cien por cien con la homeopatía) y a mi, los evangelizadores no me gustan (y menos cuando son “fantasmas”), doy por terminado este hilo, que el post es de hace más de un año.
          Chao.

Los comentarios están cerrados.